La presión del Huesca supera a un Dépor que no se dio por vencido

Pablo López, entrenador de fútbol y exanalista de la selección de Camerún y del Deportivo, analiza el partido del conjunto blanquiazul en El Alcoraz


El Huesca jugó durante todo el partido 1-4-3-3. Las novedades respecto al primer partido fueron Pedro López (lateral derecho) y Eugeni (interior derecho).

El Deportivo, por su parte actuó con un 1-4-2-3-1. Entraron en el extremo derecho Pedro Sánchez por Borja Galán y en el lateral izquierdo Luis Ruiz por Diego Caballo. Acabó jugando un 1-3-4-3 con Vicente por detrás de los delanteros y Christian Santos y Longo de delanteros.

Huesca

Fase defensiva

Siempre presionó avanzado, pasa de 1-4-3-3 a 1-4-4-2, yendo Mikel Rico a presionar al otro central e incluso a Dani. Esto provocó que el Deportivo no pudiese realizar ataque combinado y tuviese que buscar a veces juego directo para evitar pérdidas en su propio campo.

Transición defensiva

Gran presión y recuperación del balón en campo contrario, y si no era capaz de recuperar, hacía falta para evitar el contraataque del Deportivo.

Fase ofensiva

Intentó, y bastantes veces consiguió, hacer ataque combinado desde atrás, incluso en los saques de puerta, colocando a los centrales dentro del área de penalti.

Con la movilidad de sus interiores y extremos, conseguía llegar al área contraria o provocar faltas cercanas a la meta del Deportivo. Los interiores y extremos se intercambiaban posiciones para poder recibir el balón en el espacio que había entre la línea de medios y la línea de defensas del Dépor.

Balón parado

El Huesca realizó varias acciones de estrategia conociendo que el Deportivo posicionaba su defensa muy cerca de su portería, Luisinho, a pase de Pedro Mosquera, casi consigue marcar en una de ellas desde la frontal del área.

Deportivo

Fase defensiva

Realizó presión en avanzado. Ayudaba Aketxe a Kone, posicionándose con dos delanteros y haciendo presión en forma de V (un delantero iba a un central y el otro estaba pendiente del medio centro [Mosquera]), para que no recibiese, y viceversa. La superioridad numérica la realizaba el Huesca por dentro en un 3x2 de sus 2 centrales y Pedro Mosquera contra los dos delanteros del Deportivo.

Fase ofensiva

Intentó jugar combinando desde atrás, pero la buena presión del Huesca hizo que acabase buscando más balones en largo hacia Koné, y provocó que Gaku viniese a buscar el balón cerca de los centrales para luego jugar pase interior o cambio de orientación; esto provocaba algunas recuperaciones del Huesca.

Hubo momentos en que Kone ganó algún balón de espaldas en cobertura técnica y ayudaba a que el Deportivo llegase al área del Huesca.

Después del 3-0, con el cambio de sistema el Deportivo, pasa a tener superioridad numérica en el medio del campo, realizando más centros y llegadas al área, para intentar acortar distancias.

Claves

1. El VAR decreta que Koné estaba en fuera de juego cuando introdujo el balón en la portería contraria.

2. La transición defensiva del Huesca que, gracias a los desdoblamientos y a la presión defensiva sobre el jugador que tiene el balón, le permite recuperar muy rápido y cerca del área del Deportivo. Así consigue marcar el primer gol, desequilibrando el partido.

3. Gol en un momento clave a nivel psicológico justo antes de que acabe la primera parte.

4. Después del 3-0, Anquela cambia jugadores y sistema, pasando finalmente a un 1-3-4-3 con un media punta (Vicente) y 2 puntas (Santos y Longo), en las bandas Aketxe y Koné; Bergantiños y Gaku en mediocampo, dejando atrás a Bóveda, Lampropoulos y Luis Ruiz. Sistema arriesgado pero con el que consiguió que el Huesca no pudiese combinar en corto desde atrás. Pasó a ser un partido de transiciones que benefició al Deportivo consiguiendo acercarse en el marcador.

5. Salvó Dani el 4-1 en el descuento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
32 votos
Comentarios

La presión del Huesca supera a un Dépor que no se dio por vencido