Anquela: «Es imposible ganar un partido cuando un equipo no gana un balón dividido»

El técnico se mostró preocupado con el nivel defensivo del equipo: «Tenemos un problema grave, recibimos muchos goles»


El técnico del Deportivo lamentó la endeblez defensiva del equipo en Huesca. «Tenemos un problema grave, que recibimos muchos goles». El jienense no quiso focalizar responsabilidades. «Los culpables son todos. Lo que mas me ha gustado es que ha habido un momento en el que el equipo ha tirado de orgullo y hemos intentado ir hacia arriba», enfatizó por rescatar algo positivo del duelo.

«Siempre vivo el partido en tensión. No se pueden señalar culpables, somos todos, yo el primero. Estuvimos muy mal pero non se puede señalar solo a la a defensa. Creo que el resultado es mérito del Huesca pero con concesiones impropias de un equipo de la categoría del Deportivo»

El preparador fue crítico con los suyos. «Es impensable poder ganar un partido cuando un equipo no gana un balón dividido, ni una segunda jugada. Ante eso, no hay mucho más que decir», se lamentó. «Intentamos ir hacia arriba en el segundo tiempo pero ese momento duró poco. Ante eso, tenemos que saber qué terreno pisamos»

«Ahora todo se ve oscuro»

«Ahora todo se ve oscuro. No sé qué tiene Somma. Molestias en la rodilla. Estamos tristes, y no estamos bien ahora para pensar, hay que serenarse y pensar qué está pasando y tirar por el camino que sea mejor para todos» 

Somma, con una contusión en la rodilla, pendiente de evaluación

Michele Somma se vio obligado a pedir un cambio a consecuencia de una contusión en su rodilla derecha, pendiente de evaluación médica en los próximos días, según el comunicado del club.

Doce batallas perdidas del Deportivo en El Alcoraz

Xurxo Fernández

Solo Santos y Koné se salvan del naufragio individual y colectivo del Dépor ante un eficiente Huesca

No hay técnico más crítico que Anquela con los plazos del mercado estival. Le molesta al míster que las plantillas sigan abiertas una vez que arranca la competición. Sin embargo, en este problema tiene el Dépor su gran baza para remendar la pésima imagen ofrecida en el Alcoraz. A Huesca llegó un conjunto agrietado, incapaz de coordinarse para defender o atacar, y disminuido hombre a hombre frente al rival.

Entre las múltiples desconexiones, la mayor quedó establecida entre el frente de ataque y la medular. Las consecuencias fueron fatales. Mientras el cuarteto ofensivo se vaciaba inútilmente persiguiendo la pelota en desventaja, los centrocampistas y laterales se veían desasistidos ante los avances más o menos organizados del conjunto local. No precisó el equipo de Míchel de una lección de fútbol combinativo; le bastó con no complicarse la vida, rentabilizando los múltiples errores de su adversario para dar forma a una goleada con moraleja. Mientras el Huesca iba a la guerra en bloque, la fórmula de Anquela, o su ejecución, desmembró al equipo, deparando hasta catorce batallas en las que solo Koné y Santos tuvieron alguna oportunidad. Los otros doce participantes dedicaron la tarde a señalar lugares a reforzar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Anquela: «Es imposible ganar un partido cuando un equipo no gana un balón dividido»