El Dépor encara el Teresa Herrera en su peor sequía veraniega este siglo

Con solo siete goles, el equipo de Anquela es el que suma menos tantos anotados en la pretemporada, que cierra hoy en Riazor ante el Betis


Deportivo y Betis se miden esta noche (21 horas, LaLiga TV) en la edición número 74 del Teresa Herrera, última prueba antes de comenzar la temporada ante el Oviedo. La pretemporada es un escenario de escasas certezas, pero si Rubi y Anquela tuviesen que mojarse, probablemente vaticinarían un duelo de pocos goles.

Es una intuición lógica atendiendo a la pretemporada del Dépor. Siete dianas. El año pasado se sumaron 11. En el 2017 se llegó a 37. Un año antes fueron 23 y en la pretemporada del año 2015 el equipo alcanzó los 16 tantos.

Más. El despido de Fernando Vázquez puso patas arriba al Deportivo, que regresaba a Primera a finales de agosto del año 2014. El equipo se fue de gira por Colombia para medirse al Santa Fé y a sus tocayos de Cali donde no logró ganar. Más tarde inició una mini gira portuguesa que le llevó a medirse al Académica de Braga y al Sporting de Braga. Tampoco obtuvo victorias. Después vendrían el Racing de Ferrol, el Nacional de Montevideo, el Sporting de Gijón, un derbi con derrota ante el Celta y un último choque ante la Ponferradina. El nuevo Deportivo de Víctor Fernández volvió de sus vacaciones transmitiendo malas sensaciones al conseguir anotar tan solo diez tantos. Solo los nueve goles del 2010 empeoraban ese registro en todo un siglo XXI en blanquiazul, que ha visto estíos de chaparrones goleadores. Fueron 22 en el 2013, 18 en el 2011, 32 en el 2007 y más de cuarenta en el 2004.

El Deportivo de Juan Antonio Anquela ha logrado -a falta del partido de hoy- siete goles. Le hizo dos al Fabril en el primer test tras las vacaciones, uno al Racing de Ferrol, dos al Tenerife (uno de ellos de penalti), otro a la Ponferradina (también desde los once metros), y uno al Unionistas tras, quizás, el peor ejercicio defensivo hecho por un rival en lo que va de pretemporada. Ante el Pontevedra -aunque es cierto que en el duelo ante los granates y el Tenerife se disputaron solo 45 minutos- no logró marcar.

«Quizá no hemos sabido mantener el nivel ofensivo, pero hemos mejorado en ciertos aspectos que van a ser esenciales para cuando empiece la Liga», reconocía Dani Giménez desde la sala de titulares de Abegondo. Nadie, aparentemente, parece demasiado preocupado. Y lo cierto es que esta pretemporada ha servido, sobre todo, para conocer las posibilidades futuras de los hoy fabrilistas.

El Deportivo ha anotado en lo que va de pretemporada 1,17 goles por partido, pero cuenta también con uno de los mejores registros defensivos de los últimos tiempos con una media de 0,33 tantos recibidos por choque. En los últimos diez años, solo mejora esta cifra la pretemporada del 2011 con Oltra al frente (0,29 goles por partido).

Y puestos a comparar, los números de Anquela en defensa superan ampliamente en el balance entre goles a favor y goles en contra a los proyectos que alcanzaron unas cifras similares en anotación. Tanto el Dépor de Víctor Fernández como el del curso 2010-2011 encajaron una media de un gol por encuentro en una serie de partidos. Ese 2010, fue el último Deportivo de Lotina que enfrentó una serie de amistosos de los que solo logró ganar al Pontevedra y que incluyó síntomas desalentadores como la derrota ante el Lazio (3-1) o un empate ante el Unión Berlín (3-3). Aquel equipo descendió a Segunda y el de la campaña iniciada por Víctor Fernández y cerrada por Del Amo salvaría los muebles in extremis.

Puede que las pretemporadas valgan para mucho, poco o nada. Pero vistas con perspectiva, aquellos dos veranos de bolos fueron sintomáticos. Tal vez también lo sea el que dirige Anquela. Un equipo a mejorar en ataque, pero que echa el cerrojo siguiendo al dedillo el manual de su técnico.

Anquela: «Espero mucho de los chavales»

«Para mí las sensaciones son más que positivas. Estamos descubriendo gente que no sabíamos que estaban ahí, como los chavales. Estamos dando un buen nivel. A ver si somos capaces de armar un buen equipo». A Juan Antonio Anquela le está gustando la pretemporada del Deportivo. Especialmente, la que están protagonizando los jugadores del filial que está empleando como refuerzo. «Espero mucho de los chavales. Cada día están demostrando lo que llevan. Hay buenos futbolistas, capaces de competir. Si tienen que jugar, jugarán, lo tengo clarísimo», manifestó ayer el técnico en sala de prensa.

El entrenador blanquiazul se refirió a la cita de esta noche. Encuentro para dirimir un trofeo Teresa Herrera que calificó como «muy bonito», frente al rival de mayor envergadura de la fase preparatoria. «Vamos a jugar contra un gran equipo, que sabe lo que quiere y juega bien al fútbol. Es evidente que va a ser complicado. A ver si somos capaces de competir a buen nivel», señaló el míster. Sin embargo, descartó que el choque con el Betis haga palidecer los demás bolos veraniegos: «A todos los equipos los trato con mucho respeto. Hemos jugado partidos en pretemporada de los que se pueden sacar muchas cosas. Partidos casi de competición».

 

Siguió resistiéndose Anquela a dar pistas acerca de su modelo de cara a la competición oficial. «Las ideas se practican en la Play Station, luego la iniciativa del futbolista no se la voy a cortar jamás. Quiero un equipo osado, atrevido, que intente jugar lo más lejos posible de nuestra portería. Si tuviese equipos de los que han hecho historia en el fútbol, podría decir “quiero esto”, pero yo lo único que quiero es competir, teniendo a toda la gente implicada», subrayó.

Sigue pendiente de completar la plantilla y «mientras el mercado se lleve como en España todos los equipos estamos en probaturas. Pueden pasar muchas cosas, espero que a nosotros nos pasen y sean buenas».

Alineaciones probables

Deportivo: Dani; Bóveda, Somma, Lampropoulos, Caballo; Bergantiños, Gaku, Galán, Aketxe; Valle y Koné.

Betis: Joel; Barragán, Bartra, Sidnei, Pedraza; Carvalho, Javi García, Canales; Tello, Fekir y Loren.

El Teresa Herrera del 2001, antesala del Centenariazo y primer disgusto de Zidane en España

Lois Balado

El Deportivo venció al Madrid de los Zidanes y Pavones con una actuación estelar de Víctor

Los 2.800 millones que el Deportivo había pagado al Espanyol, el fichaje más elevado de la historia del club aún hoy, para poder traerse a Sergio González a Riazor dos días antes se quedaban en nada frente al dorsal 5 del Real Madrid. Sergio no llegó a tiempo para jugar el Teresa Herrera del año 2001 en el que sí estaba Zinedine Zidane. Todavía en pleno cambio de euros a pesetas, era difícil saber qué cifra mareaba más. 71,6 millones en moneda europea. 12.500 millones de pesetas. El francés se plantó sobre el césped de Riazor aquel 12 de agosto sobre el verde tras eliminar al Cruz Azul en las semifinales. Los coruñeses se deshicieron sin demasiado apuro del Nacional de Montevideo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Dépor encara el Teresa Herrera en su peor sequía veraniega este siglo