Ni toro ni torero


Viene como anillo al dedo aquella frase que en su día dijo César Luis Menotti para referirse al juego de la selección: «España tiene que decidir si quiere ser toro o torero». Algo de eso le pasó al Deportivo, que en los compases iniciales del partido trató de defender bastante arriba, pero le duró poco la intención. Y, cuando optó por replegarse, lo que le duró poco fue la posesión de balón.

El colectivo de José Luis Martí ni fue toro ni fue torero, se decantó por jugar en exceso con el resultado y lo pagó muy caro. Encajó los goles por falta de contundencia. En el primero dejó maniobrar, en el segundo poco cabe decir al tanto de falta de Salva Sevilla y el tercero nace en una pérdida de balón tras la cual a Abdón casi se le abrió camino como a Moisés las aguas del Mar Rojo.

Reina evitó el gol del Dépor con una extraordinaria parada a tiro de Quique. Marí pudo cambiar el signo de la eliminatoria en el tiempo añadido. Pero todo eso es muy poco bagaje para un equipo que llegó a Mallorca con una renta que, al final, se le volvió en contra. Ni la defendió ni la atacó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni toro ni torero