Arsenio Iglesias siempre tiene razón


Poco hay que hacer. Abrazarse al que tienes al lado y llorar en su hombro mientras la cámara te enfoca con tu camiseta de Mauro Silva después de haberte dejado un dineral en volar a una encerrona. Ya está. Ya pasó. Otro capítulo más en las decepciones de ciento y no sé cuantos años de historia. Las noches más oscuras también existen y ayudan a fortalecer las tramas de los grandes relatos del fútbol.

Pueden elegir el drama que prefieran protagonizar. Que si la lesión de Bergantiños fue diferencial, que si la euforia era demasiada, que si el planteamiento era equivocado, o conservador, o todo lo contrario. Elige tu propia aventura. Es lo bonito de la derrota. Nos da la razón en todo.

Es justo felicitar al Mallorca, que de estas eliminatorias germinan rápidamente fobias y rivalidades absurdas por lo que hay en juego, pero tiene un mérito tremendo que un equipo que estaba en las últimas ascienda de Segunda B a Primera en dos años y casi con el mismo grupo de jugadores.

Lo cierto es que en peores plazas se ha toreado. Habrá que aprender de esto. Algún día el equipo regresará a Primera. No es cliché, sino firme creencia. A ver cuánto dura el paseo por la planta baja del fútbol profesional, esperemos que llegue pronto el ascensor. Otra vez en los «fociños», ya avisaba Arsenio, pero esto es fútbol y esto es el Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos
Comentarios

Arsenio Iglesias siempre tiene razón