Martí: «No es un partido fácil, pero posiblemente es más difícil para rival»

«Llevamos una renta que tenemos que hacer valer siendo sólidos», indica el entrenador del Deportivo


El entrenador del Deportivo, José Luis Martí, ha explicado este sábado que el partido definitivo para el ascenso que le enfrentará este domingo al Mallorca en Son Moix, una cita que los blanquiazules afrontan con dos goles de ventaja (2-0), no será «fácil» para su equipo, pero «posiblemente» sea «más difícil» para el rival.

«El vestuario está tranquilo, expectante, con ganas de que llegue el partido, con las ideas claras, sabiendo que no es un partido fácil, pero posiblemente sea más difícil para el rival porque ahora vamos por delante en el marcador», comentó en rueda de prensa en la Ciudad Deportiva de Abegondo antes de viajar hacia Mallorca.

El preparador deportivista, que no descartó a Michele Somma para el partido, indicó que confía «verdaderamente» en las «posibilidades» del Deportivo y dijo que «es el último» partido, el del «sí o el no».

También señaló que «la ilusión y motivación puedan con cualquier tipo de circunstancia como puede ser el cansancio».

Del Mallorca dijo que va a estar «arropados por su afición, que va a empujar mucho, pero el equipo está preparado para asumir cualquier tipo de reto independientemente de que el aliento del público es importante».

«Llevamos una renta que tenemos que hacer valer siendo sólidos», comentó el entrenador deportivista, quien desea ese momento del «pitido final con el ascenso» conseguido.

Advirtió, no obstante, de que su rival le «va a meter mucha intensidad» porque «tiene gente con mucho remate en área y va a sacar muchos centros».

«Lo importante es ser capaces de jugar en campo rival, que el balón nos dure con una idea clara, finalizar, hacer gol», declaró Martí, quien sostuvo que «no hay que encajar» en Palma.

Del capitán del equipo, Álex Bergantiños, que viaja a Mallorca con el Deportivo aunque no podrá jugar tras haber sido sometido a una operación para reconstruirle el labio inferior por una lesión que se produjo en el partido de ida, dijo que es «un ejemplo» de los «valores» del club gallego.

Álex Bergantiños, el último capitán

Paulo Alonso

No conduce un deportivo, ni luce tatuajes, ni cambia de peinado cada semana. Tampoco tiene redes sociales, ni una vida que prostituir en público, ni vanidad para venderse con discursos tribuneros de abrazo fácil. Nada de cuentas en Panamá. Pero sería absurdo definir a Álex Bergantiños por todo lo que no es en contraposición a una profesión, la de futbolista, que ahora roza en ocasiones lo ridículo. Porque el último capitán de los de antes representa todo lo auténtico de este deporte, aquello que a veces parece en retirada en la industria del fútbol. El amor a un club, la discreción, la lealtad para irse y volver al capricho de los vaivenes del mercado y los gustos de los entrenadores. La sencillez del chaval que creció vistiendo la camiseta blanquiazul y que, ahora que todo le sonríe, sigue haciendo su vida en la Sagrada, en su barrio, con su gente y en su feliz entorno de siempre. Cuando la convivencia y los resultados infectan los vestuarios, algunos se lucen delante de los micrófonos con frases manidas, mientras otros se juegan su patrimonio, la honestidad, contando cuatro verdades a la cara y en privado. Un tipo que juega como vive, sin adornos ni chorradas, con profesionalidad, esfuerzo y talento. Esa forma de desempeñarse por la vida y por el verde, de pelear cada balón como si fuera el último, hizo que le rompieran la cara el jueves en su estadio, en su casa y con toda su familia viéndolo, en una jugada fortuita que en nada mancha a Pedraza. Y encajó el golpe como acostumbra, con entereza y normalidad. Cuando Paco Zas -que de chaval, cuando jugaba en el Fabril, soñaba en realidad en convertirse en lo que hoy es Bergantiños-, le visitó en el hospital, lo primero que acertó a decir, con la boca zurcida por las marcas de una operación que le dejará para siempre grabada la cicatriz del deportivismo, fue que le guarden un sitio en el avión a Mallorca. Para jugar, para arropar o para estar. Como lleva haciendo toda la vida, sin tonterías ni adornos, el último capitán.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Martí: «No es un partido fácil, pero posiblemente es más difícil para rival»