Riazor enciende la mecha del ascenso del Deportivo

Un estadio a rebosar empuja hoy al Dépor, que llega lanzado a la ida del cruce por volver a Primera


En junio el Deportivo era un equipo al borde de la depresión, el verano dejó una treintena de operaciones para regenerar el vestuario, la liga empezó con tres partidos fuera, las primeras tardes en Riazor se jugaron con andamios, el equipo apenas pisó de pasada los puestos de ascenso directo, cuando Carlos Fernández y la propuesta de Natxo González despegaban, el mercado de enero debilitó la plantilla, el invierno ofreció un desplome al que todavía se le buscan las causas, el play off empezó a peligrar, Riazor se volvió un muermo primero y un polvorín luego, se sucedieron la destitución del entrenador y la fuga del presidente y su consejo, las elecciones apartaron el foco del equipo que con José Luis Martí tardó en rendir, Íñigo López quedó detenido y acusado de amañar partidos y pertenecer a una trama vinculada a las apuestas y, ahora, 346 días después de empezar la pretemporada, el Deportivo otea por fin la Primera División.

Nadie dijo que fuera fácil, pero el Dépor, con el tercer tope salarial de la categoría (18,5 millones, y con los dos más ricos condenados otro año a Segunda), ha descrito un camino curioso hasta la final del play off de ascenso. De la sucesión de calamidades y la depresión le rescató un penalti ante el Mallorca el 27 de mayo. El marcador dibujaba ya el minuto 94 cuando Carlos Fernández agarró el balón, metió uno de los penaltis más celebrados de la última época en Riazor y generó un chispazo hoy convertido en llama hacia el ascenso. El equipo creció con la mejor versión de futbolistas antes reducidos a una sombra, como Cartabia y Pedro Sánchez, dejó de echar de menos a Quique González y se agarró a la hinchada que nunca se rinde. Hoy llenará de nuevo Riazor, otra vez contra el Mallorca, en la ida de la final por el ascenso. Un cruce con trampa: el equipo bermellón, mejor clasificado en Liga, pasaría sin necesidad de penaltis si la eliminatoria calca los mismos resultados en A Coruña y Palma.

Así que en realidad el verano, que como el fútbol es un puro estado de ánimo, empieza hoy en Riazor, donde se vive el primer capítulo de la noche de San Juan, que el domingo resolverá el tercer ascenso de la temporada, tras los premios directos del Osasuna y el Granada.

Llega el recién ascendido Mallorca con un día menos de descanso tras eliminar al Albacete, pero todo indica que su entrenador, Vicente Moreno, repetirá once. En el Deportivo, sin Marí, Krohn-Deli, Vítor Silva e Íñigo López, a Martí hasta parecen sobrarle ahora alternativas. Podría recuperar a Valle y Cartabia respecto al once que tan heroicamente resistió el asedio de Málaga. Durante años caer y levantarse fue el sino del club, empeñado en regresar por tercera vez consecutiva a Primera por la vía rápida. Cuando arda San Juan.

«El Deportivo es muy favorito»

José Ramón, Nando e Ian Mackay coinciden en atribuir al equipo coruñés una mayor presión en la promoción de ascenso debido al peso de la historia

Pablo Gómez Cundíns

Todos coinciden: el Dépor es favorito. Por eso, cargará con la presión en la última eliminatoria de promoción de ascenso a Primera División. La historia obliga. Eso sí, en principio, el momento de forma y ánimo es favorable al equipo coruñés frente a un Mallorca que parece haber dado lo mejor de sí. En esa línea se pronunciaron los exdeportivistas José Ramón, Nando e Ian Mackay, en el programa especial de Torre de Marathón emitido ayer y en el que se analizaron todas las claves del duelo a doble partido ante el Mallorca.

«El Deportivo es muy favorito» Analizamos con Nando, José Ramón, Ian Mackay y Mario Durán el Deportivo-Mallorca de mañana

«Aunque el Deportivo no me satisfaga de todo en su armonía, no me gusta tanto el Mallorca aunque esté bien trabajado y creo que es muy favorito el Deportivo. Incluso el Albacete pudo empatar y llevar todo a la prórroga», argumentaba José Ramón. «El Mallorca va a menos. Es mejor que el Dépor con balón, pero sin él se parte y no bajan todos. Y el Dépor es mejor sin balón. Ahí estará la clave. El Mallorca trabajará el aspecto defensivo, porque sabe que si corre el Dépor, le hará mucho daño. Un error se pagará muy caro», añadía.

Nando también era optimista y esperaba una victoria blanquiazul en el partido de hoy, aunque matizaba: «Para mí, esta eliminatoria está muy igualada. No sirven de referencia los partidos de Liga. La madurez de cada equipo será una de las claves. Yo preferiría al Albacete y no al Mallorca, precisamente por el momento en el que llegaban al play off».

Llamaba a la prudencia respecto al potencial ofensivo del Mallorca y aventuraba que «Martí podría optar por el equipo que sacó ante el Málaga, pero insistiendo en no cometer esos errores que costaron los dos primeros goles».

Ian Mackay comparaba: «Hasta ahora, es increíble lo que ha conseguido el Mallorca. Creo que la presión la tiene el Dépor. Pero la Liga es distinta a un play off. Tendrá más peso el cómo lleguen a este momento que el cómo jueguen normalmente».

De hecho, José Ramón insistió en la importancia de gestionar los nervios («Demasiada intensidad es mala. El exceso lleva a error», dijo) y abundó: «El Dépor lo tiene claro. Debe defender muy bien y salir a la contra. Hay dos jugadores importantes en este momento Fede Cartabia y Edu Expósito». «El Mallorca ya ha tenido el premio de la temporada, con la plantilla de Segunda B haber llegado hasta aquí… y teniendo el balón… es un gran logro. No las tendrán todas consigo, aunque jugarán con desparpajo», resumió. «El Dépor no se va a conformar con menos de un gol. Debe llevar dos o tres goles. Querrá tener 70 % amarrado el ascenso a Primera», avanzó.

Nando apeló a otro factor, el del público: «Es importante no fallarle a la afición. Siempre se siente su apoyo y calor». «Estamos todos deseando que llegue el partido», concluyó Ian Mackay.

Las hormigoneras del ascenso acompañarán al Deportivo hasta Riazor

Melissa R. S.

Vuelve un icono de los partidos para subir a Primera

En los momentos importantes del Deportivo nunca faltan las hormigoneras Horbesa, de Carballo. Llevan animando el ambiente de partidos clave desde el año 1990 y hoy no será menos. Según comentó Jose Martínez, director de producción de la empresa de hormigón, a última hora de la mañana de ayer recibieron el permiso pertinente del área de Seguridad Ciudadana del Concello de A Coruña para poder acompañar al equipo blanquiazul en su camino hacia el templo, Riazor.

«Cuatro camiones partirán de la planta que tenemos en Espírito Santo, en Sada, para entrar por Alfonso Molina y continuar por el Obelisco hasta llegar al hotel de concentración del equipo, en el Orzán», comenzó explicando. Allí estacionarán a la espera de que salgan los jugadores, para empezar con sus característicos bocinazos y, así, ir calentando el ambiente. «Queremos apoyarlos con todas nuestras fuerzas», cuenta emocionado Jose.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Riazor enciende la mecha del ascenso del Deportivo