Dépor y Mallorca, la dosificación frente al piñón fijo

Los futbolistas del Dépor por los que ha apostado Martí en la fase de ascenso llegan con una carga de partidos inferior a la que acumulan los del Mallorca


a coruña /la voz

Más juego repartido en el Dépor, más concentrado en el Mallorca. Vicente Moreno confía en un once que apenas ha retocado por circunstancias desde que comenzó la temporada, allá por el mes de agosto. El Dépor, evolucionado desde Natxo González a Martí, ha removido más sus piezas, condicionado por las lesiones unas veces, por cuestiones meramente tácticas otras. Así, cinco futbolistas del Mallorca superan a estas alturas, ampliamente, la barrera de los 3.000 minutos disputados. Y los cinco lo han jugado todo durante los partidos de semifinales de la promoción de ascenso ante el Albacete.

En el Dépor, tres futbolistas superan esa barrera de los 3.000 minutos. Dani Giménez y Duarte -el otro que la rebasa es Pablo Marí- han participado en el doble duelo ante el Málaga.

Si sumamos a las dos plantillas, y exceptuamos a los porteros (ya que tanto Dani -3.870 minutos disputados- como Reina -3.240- han gozado de continuidad, pero la carga se supone menor), Lago Junior encabeza la nómina de futbolistas que más han permanecido en el campo: 3.736 minutos. En las filas baleares, también Salva Sevilla (3.495), Raíllo (3.278) y Dani Rodríguez (3.177) superan ese techo. En el Dépor, solo lo han rebasado, además de su portero, la pareja de centrales. Duarte acumula 3.658 minutos y Marí, ausente por lesión ante el Málaga y que se perderá previsiblemente la final ante los bermellones, suma 3.167. Superan los 2.500 minutos otros tres futbolistas: Quique González (2.898), Edu Expósito (2.843) y Álex Bergantiños (2.725).

Siete «aliviados» frente a tres

Martí ha alineado en las semifinales a varios futbolistas que apenas alcanzan los 2.000 minutos disputados. En esa barrera se mueven Carlos Fernández (2.086) y Borja Valle (2.003) y ni siquiera la alcanzan futbolistas como Saúl (1.894), Bóveda (1.729), Somma (808), Fede Cartabia (1.812) o Pedro Sánchez (1.372).

En total, hasta siete futbolistas con una carga de minutos menos densa que han tenido una presencia decisiva con el Deportivo en la eliminatoria ante el Málaga.

En cuanto a lo que ha presentado el Mallorca, solo Estupiñán (1.820), Abdón (1.453) y Leo Suárez (1.495) han tenido peso en su semifinal ante el Albacete con un concurso global, sumando todas las competiciones, que no rebase a estas alturas en exceso la barrera de los 2.000 minutos.

Entre los futbolistas más utilizados por Vicente Moreno, que no han participado en la promoción de ascenso, destacan el croata Budimir (2.498 minutos), que se recupera de una lesión y sigue siendo duda, y Fran Gámez, que ha cedido su plaza en el lateral derecho del equipo bermellón.

Deportivo-Mallorca, la vieja historia de un ascenso frustrado

xurxo fernández

La inolvidable derrota con el Rayo y un gol de diferencia en el duelo particular metieron a los baleares en Primera

Los tres goles de distancia adormecieron al Dépor en aquella falta colgada al área y el balón acabó en los pies de López, que recortó diferencias casi sin tiempo de más. Suficiente para el Mallorca, aunque eso no podía saberse todavía a trece jornadas del final. El autor del tanto fue un jugador cántabro ascendido a la categoría de histórico en el Betis antes de mudarse a la isla y ejercer una temporada de bermellón. La más amarga quizá en la larga vida del Dépor, que se dejó el ascenso incomprensiblemente en el último duelo del curso 1982-83. La puntilla la puso un Rayo que esa tarde llegó sin nada que hacer a Riazor, pero antes el equipo que dirigía Arsenio fue dilapidando ocasión tras ocasión sin ser consciente del cruel final.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dépor y Mallorca, la dosificación frente al piñón fijo