Martí «Un gol, como mínimo, lo empujó la afición»

«Íñigo es un jugador de la plantilla que no ha estado convocado, pero está con nosotros disfrutando de la victoria», dice el técnico


«Me quedo principalmente con cómo hemos manejado un partido que no era fácil, sobre todo por cómo empezó. Fueron sido diez minutos sin posesión. Ya sabíamos que nos iban a robar el balón, pero no tanto. Poco a poco nos hemos recuperado, ha llegado gol y hemos podido reaccionar rápidamente. El descanso ha valido para corregir y arriesgar más, con otro jugador por dentro. Recuperamos el balón y el equipo se sintió cómodo. Este es el equipo que necesitamos y estuvimos más acertados de cara a gol que en los últimos partidos».

 

«Me quedo con el fútbol que ha hecho el equipo, con su esfuerzo y con esta afición que siempre se nota. Hoy (por anoche) un gol como mínimo lo empujó la afición», dijo José Luis Martí nada más acabar el partido y antes de reconocer que, pese al claro triunfo final, no considera que el Deportivo sea favorito a acceder a la final. «No somos favoritos. En el fútbol actual esta palabra ya no existe. Es cierto que tenemos una ventaja, pero no somos favoritos. Lo que sí iremos a Málaga es confiados de nuestro trabajo y con la máxima ilusión», subrayó.

El técnico deportivista indicó que el triunfo había contado con el protagonismo de los futbolistas. «De su personalidad y de cómo son como personas. Un grupo que me ganó desde el primer día que los vi trabajar», indicó antes de referirse a Pedro Sánchez, uno de los más destacados del partido: «Me alegro mucho por él, pero lo que él siempre nos dice es que lo que él valora por encima de todas las cosas es que gane el Deportivo».

Riazor gesta una remontada de oro para el Deportivo

Pedro Barreiros
;
Así fue la explosión de júbilo de Riazor tras el final del partido El final del partido y la victoria ante el Málaga desató una ola de felicidad en el estadio

Dos goles de Carlos, otro de Pedro y otro de Valle dan a los de Martí ventaja sobre un Málaga conformista

El mejor Dépor de la temporada puso un pie en la final de la promoción merced a una felicísima remontada. Pero el 4-2 final no se entendería sin el decisivo papel de la hinchada de Riazor. Una afición que siempre hizo creer a sus jugadores, nunca los abandonó, les insufló el oxígeno de un partido sin respiro y, por supuesto, disfrutó una victoria que puede valer oro de cara al choque del sábado en La Rosaleda.

Fue un partido de Primera. La tensión y el temor mutuo que se podía prever entre el Dépor y el Málaga para abrir la gran semifinal de esta promoción se quedaron en la pizarra. A una intensísima y espléndida primera parte, jugada con el cuchillo entre los dientes por los veintidós futbolistas, muy sufrida desde los banquillos y disfrutada por una afición convertida en el jugador número doce blanquiazul, le siguió una reanudación fantástica que premió sin duda a un gran Deportivo con pulmones de acero, pero también el derroche de dos equipos a los que la Segunda se le hace pequeña.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Martí «Un gol, como mínimo, lo empujó la afición»