Una promoción sin guion escrito

La posición liguera no se vuelve determinante para una fase decisiva en la que en ocho años ha subido tantas veces el tercero como el quinto y el sexto juntos


a coruña / la voz

«Nunca hay favoritos en la promoción». La frase expresada tras el partido por José Luis Martí no es un tópico ni un deseo para animar a este Dépor que el miércoles (21.00 horas, Partidazo) recibirá al Málaga en Riazor. Es la conclusión que se desprende del análisis de las ocho temporadas desde la implantación en el 2011 del sistema de doble eliminatoria de semifinales y final para dilucidar el tercer equipo que asciende a Primera. Después de que en los tres primeros años los beneficiados siempre fuesen el tercero o el cuarto, tres de las cinco últimas ocasiones se acabaron decantando a favor del quinto o el sexto clasificados.

Así que el Deportivo, sexto clasificado, vaya a luchar por el ascenso después de 42 jornadas en las que ha sumado menos puntos que los rivales a los que ahora se va a enfrentar no supone ninguna desventaja previa. Pero tampoco hay que engañarse pensando que partir de la posición liguera más baja respecto a sus rivales anuncia empujón alguno a su favor. Eso sí, el factor de la remontada, ese mismo intangible de que los coruñeses se han enganchado a la promoción en el suspiro final, caracteriza a los tres equipos que subieron desde esas posiciones más bajas.

Ocurrió el pasado verano en el ascenso del Valladolid, pero también en el de hace tres con el Osasuna, o en el del Córdoba 2013-14, en el que militaban el ahora deportivista Pedro o Xisco, exfutbolista del cuadro coruñés. Aquel equipo andaluz era decimotercero, con tres puntos sobre el descenso, cuando a finales de febrero cambió de entrenador (llegó Ferrer, el que fue defensa del Barcelona), pero a cuatro jornadas del final acabó pisando la zona de promoción por primera vez en toda la segunda vuelta. También había renovado su banquillo el Valladolid el curso pasado, pues el exblanquiazul Sergio sustituyó al gallego Luis César a ocho jornadas del final y protagonizó un gran despegue hacia la promoción.

En cambio, el tercero en discordia entre los peor clasificados que acabaron subiendo, el Osasuna 2015-16, se salió completamente del guion de los otros dos. Entrenado por una leyenda del club navarro como Enrique Martín y tras muchos altibajos en los resultados, coqueteó con la cuarta, quinta o sexta posiciones durante toda la segunda vuelta hasta arrasar en la fase decisiva, pues ganó los cuatro partidos al Nàstic y el Girona.

Desempate

El Deportivo tampoco debe preocuparse en exceso por esa regla de que el empate al final de la prórroga favorecerá al mejor clasificado. Implantada en las últimas temporadas (el Celta cayó en los penaltis en las semifinales contra el Granada de la promoción del 2011), esta norma solo se ha llegado a aplicar en una ocasión, aunque Martí la conoce de primera mano, pues le benefició. Su Tenerife se enfrentó al Cádiz en la primera eliminatoria del 2017. El cuadro andaluz ganó por 1-0 en el estadio Carranza y, a la vuelta, el equipo isleño repitió marcador al cabo de los 120 minutos, por lo que accedió a la final. En el cruce definitivo, tras el 1-1 del partido en el estadio Heliodoro Rodríguez, el Getafe barrió a su adversario por un claro 3-0.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Una promoción sin guion escrito