Un jugador muy difícil de sustituir


Es una noticia desastrosa. Hay que tener en cuenta que el entrenador se había inclinado por un dúo de delanteros formado por Quique y Carlos Fernández, y que esta había sido su única apuesta. Sin duda, esta baja va a trastocar muchísimo sus planes. Habrá que ver qué linea sigue. También es una muy mala noticia numéricamente, porque Quique no deja de ser la referencia ofensiva, y el Deportivo se queda sin ese baluarte. Habrá que ver hasta qué punto afecta a la mentalidad colectiva del grupo, cómo asume esta ausencia. Porque es un jugador que ha calado hondo, hasta el punto de que durante la ausencia de Carlos por las lesiones él se destacó como pilar ofensivo.

Pero Quique no solo son los goles, sino también el trabajo y la disciplina táctica. Es el que se ocupa siempre de la primer ruptura, muchas veces en beneficio de sus compañeros. Y esto no es tan fácil, porque habitualmente el delantero entiende el desmarque en beneficio propio, pero encontrar uno que lo haga para el equipo es más difícil de ver. Me estoy refiriendo al trabajo que hace para sus compañeros y al servicio del equipo de forma desinteresada. Incluso en el plano defensivo. Es un jugador muy voluntarioso y con difícil sustitución en este Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un jugador muy difícil de sustituir