El dilema de Tino, irse de verdad o quedarse en la sombra


El martes habrá nuevo presidente del Deportivo. Tres hombres se disputan tal honor: Fernando Vidal, Paco Zas y Martínez Loira. De ellos, parece que Loira no tiene opciones. Por tanto, la gran final se dirimirá entre Vidal y Zas. ¿Quién ganará? La respuesta, en la junta de accionistas. En cualquier caso se ha instalado en el ambiente la creencia de que el resultado lo va a decidir el presidente saliente.

Tino Fernández dijo desde el principio que no diría a quién apoyará hasta el último instante. Pero en los mentideros deportivistas tienen claro que no mirará hacia un lado y dejará que gane quien más apoyos haya recolectado, sino que se mojará por uno de los dos.

Y aquí es donde e encuentra ante un gran dilema. Nombrar heredero o irse de verdad. A las dos cosas tiene derecho. Su forma abrupta de irse le ha creado cierto cargo de conciencia ante quienes tenía contraída alguna responsabilidad, los que de alguna manera se han podido sentir abandonados por alguien en quien confiaron plenamente. Pero, por otra parte, que él decida quien le sucede no le hará ningún favor al nuevo presidente, al que más de uno consideraría un títere en manos de Fernández.

Este es el gran dilema al que Tino debería darle vueltas en su cabeza en las horas previas a la junta: irse de verdad y dejar que gane quien más apoyos recolecte; o quedarse en la sombra y ser corresponsable de lo que venga en el futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El dilema de Tino, irse de verdad o quedarse en la sombra