El día que Riazor jaleó al Extremadura

En 1997, los azulgranas se jugaron la permanencia con el Celta pendiente de una ayuda deportivista


Hubo un día en el que Riazor se pobló de bufandas del Extremadura, también en manos de aficionados deportivistas. Una tarde en la que numerosos espectadores coruñeses traicionaron sus colores por animar a un modesto que se jugaba la vida contra el Dépor. Los entrañables Montoya, Pedro José, Cortés, Juanito o Ito formaban parte de aquel equipo admirado por toda España, que afrontaba su primer año en la élite tras ascender desde las catacumbas del balompié patrio. Aquel CF Extremadura, predecesor del actual Extremadura UD que hoy visita Riazor, descendió en A Coruña por culpa de un gol de Beguiristain, dando además la salvación al Celta. Fue un día en el que buena parte del deportivismo también se bañó en lágrimas azules y granas. Algunos, todavía guardan aquellas bufandas del rival, aún habiendo pasado 22 años.

Fue un día festivo que comenzó pronto por las calles de A Coruña, con los aficionados extremeños ganando por el estómago a los coruñeses (las bandejas de ibéricos volaban por los aledaños de Riazor) y gritando ya durante el partido «¡Dépor, Dépor!», buscando una complicidad que, al menos en la grada, sí encontraron.

Aquel Extremadura llegaba a la última jornada de la Liga 96-97 con opciones de permanencia. Después de ganar en el penúltimo acto al Celta (2-0), los de Almendralejo confiaban en sacar petróleo de A Coruña y salvarse, puesto que el Dépor ya no se jugaba nada y sus adversarios por eludir el puesto 19 tenían partidos complejos. Tras la jornada 41 (era una Liga de 22 equipos en la que descendían 4 y promocionaba el quinto por la cola), Logroñés, Hércules y Sevilla ya eran equipos de Segunda, mientras que aquel 22 de junio se jugarían acompañarles el Extremadura (44 puntos), Rayo Vallecano (45), Celta (46) y Oviedo (47). El Extremadura, en Riazor, el Celta en Balaídos frente al Real Madrid, el Rayo recibía al Barcelona y el Oviedo afrontaba el derbi con el Sporting. Es decir, el cuadro extremeño daba por seguro que un triunfo en Riazor le salvaba (el empate no le valía porque tenía el golaveraje).

Aquel día, el celtismo fue deportivista por un día e incluso desde el vestuario coruñés lanzaron mensajes de aliento a su eterno rival. El propio Fran reclamó unidad de los aficionados gallegos: «Para nosotros, es mejor que estén en Primera. A todos los futbolistas nos gusta jugar estos derbis con el Celta». Fue una semana dura, con cruce de declaraciones entre los afectados por la permanencia. Desde Almendralejo se llegó a asegurar la existencia de maletines, que llegarían a los jugadores blanquiazules desde Vigo, e incluso se apuntó a Patxi Salinas como intermediario de aquella operación.

Ortuondo era el entrenador del Extremadura y Carlos Alberto Silva el del Dépor. El técnico brasileño alineó a Kouba, Armando, Hélder, Djukic, Paco, Bonissel, Donato, Manjarín, Rivaldo, Beguiristain y Renaldo. Madar, Martín Vázquez y Alfredo entraron en la segunda mitad. Fue el último partido de Txiki Beguiristain en el fútbol español antes de marcharse a Japón y lo celebró marcando en el minuto 65 el único gol liguero que anotó en Riazor con la camiseta del Deportivo. También fue el último partido oficial de Djukic y de Rivaldo de blanquiazul.

Aquella tarde de transistores, el Extremadura descendió por primera vez a Segunda en Riazor. El Celta goleó al Real Madrid (4-0) y los vigueses no hubieran necesitado la ayuda deportivista, pero los de Almendralejo se habrían salvado de haber ganado, tras la derrota del Rayo frente al Barça (1-2). Aquel CF Extremadura cayó a Segunda en Riazor, ascendió al año siguiente y bajaría ya de forma definitiva en 1999, hasta su disolución en el 2010. Ya desde el 2007, el UD Extremadura fue cogiendo su relevo, en el 2016 subió a Segunda B y el pasado verano a Segunda A, eliminando en primera ronda al Fabril. Hoy vuelve a jugar en A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El día que Riazor jaleó al Extremadura