Manuel Mosquera: «Será un partido especial, hasta un poco extraño, si me apuras»

«Me espero el mejor Depor, con lo cual, la exigencia nuestra va a ser muy alta», ha recalcado el técnico.


Almendralejo

El entrenador del Extremadura UD, Manuel Mosquera, regresa a su casa en A Coruña con la firme intención de lograr este domingo una victoria ante el Deportivo en Riazor: «lo importante es ganar allí y seguir en nuestra guerra de tres a tres puntos».

En rueda de prensa este viernes, previa al partido del domingo, Manuel Mosquera ha reconocido que jugar frente al que ha sido su club antes de tomar las riendas del Extremadura hace que sea «especial, hasta un poco extraño, si me apuras».

Hasta La Coruña, donde residen su mujer e hijos, viajará hoy el técnico con el equipo azulgrana, que realizará mañana su último entrenamiento de cara al partido.

El entrenador quiere dejar a un lado «el cariño» que tiene al equipo y al club coruñés para centrarse en su segundo partido a domicilio consecutivo con las miras puestas en obtener los tres puntos.

Aunque el Extremadura UD está en «una línea muy buena», pues viene de «un refuerzo muy importante con tres puntos», Mosquera es consciente de que no pueden tomarse ni un respiro.

«Al contrario, nosotros tenemos que seguir la línea de agresividad, de intensidad, hasta que logremos el objetivo de sumar los puntos necesarios», ha añadido.

Y, en este sentido, ha señalado en la Ciudad Deportiva de Almendralejo que confía en su equipo, porque «sigue dando una medida más alta y yo creo que todavía vamos a dar más».

Ha reconocido que tendrán ante sí a un «rival enorme» en un estadio «muy difícil, porque la gente suele tener una comunión muy buena en los momentos difíciles con el equipo».

Por ello, ha advertido de que le exigirá a sus hombres «más medida» porque «más exigencia, más responsabilidad, es igual a tres puntos».

«Me espero el mejor Depor, con lo cual, la exigencia nuestra va a ser muy alta», ha recalcado el técnico.

Los dos viajes de Manuel Mosquera

xurxo fernández

El técnico ya marcó época como delantero en Almendralejo, donde dirige al Extremadura, próximo rival del Dépor

«Fue una aventura desde el principio. Era la primera vez que salía de Galicia con mi coche y tuve que hacer la Ruta de la Plata sin autovía hasta Almendralejo. Llegué con cuarenta y pico grados y me di cuenta de que esto era otro mundo». Del R5 blanco se bajó un delantero oleirense al que el Dépor había dejado salir tras ascender -«Fue el año del Murcia (1991). Yo terminaba contrato y con los atacantes que ya había no contemplaban una renovación»-. Hoy el coche sigue circulando por las calles de esta localidad de 35.000 habitantes, luciendo en la matrícula la C que reivindica su pasado coruñés. «Me lo crucé el otro día y está de lujo», asegura Manuel Mosquera que hasta guarda una foto de la reliquia: el vehículo que llevó al conjunto azulgrana al máximo goleador de su historia. De la del club que fue, porque el Extremadura era entonces CF y ahora es UD. «Pero no ha cambiado la pasión. Tanto tiempo después vuelvo a sentir lo mismo que sentí», asegura el protagonista de esta historia de dos viajes; uno para calzarse las botas y otro para liderar la resurrección.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Manuel Mosquera: «Será un partido especial, hasta un poco extraño, si me apuras»