Séptimo, y mirando el calendario

El Deportivo acaba la jornada fuera de posiciones de ascenso, pero esperanzado por recuperar terreno gracias a ocho jornadas finales en las que solo se enfrentará a dos rivales directos


Fuera de puestos de ascenso, y cuando para retornar directamente a Primera ya no hay que remontar siete puntos solo al Granada, sino también al Albacete, el Dépor se agarra a un clavo ardiendo para seguir confiando en solucionar su crisis y mirar con optimismo el esprint final de Liga. Todas sus cuentas pasan por sumar los 24 puntos que quedan en juego. El equipo preparado por Martí no solo se garantizaría así una posición entre los seis primeros, sino que opositaría hasta el último día para alcanzar la soñada segunda posición. Los primeros tres tienen que llegar el domingo (16.00 horas, LaLiga 123 TV) contra el Extremadura en Riazor.

Los coruñeses disputarán entonces su único partido como locales de los próximos veinte días, pues a continuación viajarán consecutivamente a Soria para enfrentarse al Numancia (el viernes día 26) y a La Romareda para jugar contra el Zaragoza (el sábado 4 de mayo). Luego, volverán a casa para jugar contra el Cádiz en un partido aún por señalar. El Deportivo apenas se verá las caras con dos rivales directos en lo que queda de campeonato. Serán el referido equipo andaluz y, quince días después, de nuevo delante de su afición, el Mallorca.

En medio de ambos, disputará el derbi contra el Lugo. Aquel empate sin goles del 6 de enero hizo muchísimo daño a los coruñeses, que se vieron incapaces de batir a un contrario inferior y que hasta tuvo ocasiones en los últimos minutos. Esos nueve puntos en juego, los de los partidos contra el Cádiz, el Lugo y el Mallorca, marcarán por completo las expectativas con que el Dépor afrontará junio. Para entonces, quizá el Dépor, y también sus últimos adversarios, el Elche y el Córdoba, ya sepan a que atenerse en las dos jornadas finales.

El Osasuna, la duda es cuándo

Con trece partidos seguidos en casa ganados, a Arrasate habría que hacerle ahora el comentario que el propio técnico del Osasuna deslizó sobre el equipo blanquiazul cuando perdió en Riazor: «La pregunta no es si va a subir, sino cuándo va a subir». El cuadro navarro acumula seis puntos sobre la tercera posición y un calendario en el que sumará los tres del Reus. Entre los rivales directos, le quedan solo dos relevantes para su futuro: el Albacete en El Sadar dentro de quince días, cuando sueña con sentenciar el ascenso, y el Cádiz en el Carranza a mediados de mayo. Para el final liguero contra el Oviedo, también en Pamplona, todo debe estar resuelto a su favor.

Dos por la segunda plaza

Todo apunta a que el Albacete o el Granada completarán el ascenso directo a Primera. Ambos llegan empatados al esprint decisivo después de 34 jornadas y se enfrentarán en una auténtica final el fin de semana del 19 de mayo. Será en el estadio Carlos Belmonte tras el 1-1 que protagonizaron en la primera vuelta. En cuanto al resto del calendario de unos y otros, el equipo entrenado por Ramis se verá las caras con el Osasuna, el Sporting y el Málaga (únicamente este en casa), mientras los del gallego Diego Martínez jugarán contra el Oviedo, el Cádiz (solo este como local) y el Mallorca.

La pelea por la promoción

Hay muchos candidatos a acabar entre los seis primeros. Si se tiene en cuenta que o el Granada o el Albacete se caerá del debate por el ascenso directo, hasta seis equipos discuten por las otras tres posiciones: el Mallorca, el Málaga, el Deportivo, el Cádiz, el Sporting y el Oviedo. A ocho jornadas del final, los tres primeros parten con una ligerísima ventaja, pero con 24 puntos en juego todo puede suceder.

Si el Dépor apenas disputará dos duelos directos, el Cádiz tendrá que verse las caras con nada menos que cinco rivales entre los nueve primeros: recibirá al Málaga y al Osasuna en el Carranza, mientras viajará a A Coruña y Granada, antes de afrontar una última jornada quizá crucial en El Molinón. El Málaga, que ha ganado un partido de los ocho últimos, visitará este viernes al Alcorcón, pero luego decidirá buena parte de su futuro, pues jugará consecutivamente contra el Mallorca (casa), el Cádiz (fuera) y el Oviedo (casa). Inmediatamente después, sumará los tres del Reus. Los equipos asturianos, aunque en principio disfrutan de un calendario más benigno, con solo tres rivales directos en el horizonte (en especial el Sporting que aún sumará los tres del Reus), deben ganar y esperar los fallos de un apretadísimo esprint final por el ascenso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Séptimo, y mirando el calendario