A siete puntos del ascenso directo

El triunfo del Osasuna en Málaga aleja como nunca al Dépor de su objetivo


La herida de la derrota del domingo en Riazor escoció con la pizca de sal que le aportó el triunfo del líder Osasuna en Málaga (1-2). El Deportivo se queda a nada menos que siete puntos del ascenso directo. El cuadro navarro y el Granada continúan primero y segundo clasificados, respectivamente, pero han pegado el estirón y se han quedado solos en la cima de la tabla. Se convierten ya en los más firmes candidatos a subir. Si finalmente lo lograsen, seguirían los pasos de la temporada pasada, cuando tres equipos que ya militaban en la categoría adelantaron a los recién descendidos para dar el salto. Todo un aviso de cómo se las gasta esta Segunda.

El Dépor, que había llegado a esta jornada a cuatro puntos del segundo puesto, lo que entonces se convertía en su mayor desfase de toda la temporada respecto a las posiciones de ascenso directo, ve así penalizado al máximo su primer tropezón serio como local. El objetivo de regresar a la máxima categoría por la vía rápida se encuentra más lejos que nunca. Al menos la promoción no peligra. La séptima plaza continúa a cuatro puntos del equipo coruñés, que el viernes es seguro que sumará tres puntos correspondientes al partido que no jugará contra el Reus.

Comprobará entonces cómo se comportan sus rivales, con especial atención al partido que el Granada jugará en Almería y donde los intereses del Dépor van de la mano del triunfo local. El cuadro entrenado por Natxo González no volverá a la competición hasta el viernes día 22, cuando jugará de nuevo en Riazor precisamente contra el Almería. Comenzará entonces una carrera de doce jornadas por remontar el camino perdido respecto a estos dos primeros clasificados que no esperan a nadie.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

A siete puntos del ascenso directo