Tres canteranos, dos coruñeses y uno de Vigo


Se enorgullecía Natxo Fernández en la previa del duelo de La Rosaleda de cómo el Deportivo había aprendido a competir lejos de Riazor. Horas después, sus futbolistas refrendaron sus palabras con un ejercicio de competitividad absoluto. Con mayor o menor acierto. Con más o menos vistosidad. Con una alta o baja eficacia. E incluso pasando por momentos de caraja, los blanquiazules hicieron en Málaga un auténtico ejercicio de lucha y saber estar.

Los últimos diez minutos del duelo entre dos de los favoritos al ascenso fueron un auténtico derroche de pundonor, ganas y ambición por parte de unos y de otros. Sí, ambición. Porque la ambición no se muestra solo yéndose con todo al ataque y debilitando la zona defensiva. Ambición también es atarse los machos y sufrir las embestidas rivales. Es abandonar el campo con la camiseta sudada y poniendo en valor un punto que, aunque Borja Valle pudo transformar en tres, a final de temporada puede que se saboree mejor.

Según avanzan las jornadas, cualquier pequeño detalle puede hacer ganar o perder un ascenso. La escuadra blanquiazul logró en Málaga mantener cierta ventaja en el golaveraje. El particular queda empatado. Pero en el general, los gallegos superan a los andaluces en ocho. Viendo las virtudes y defectos de unos y otros, parece improbable que si llegan igualados al final, el Málaga sea capaz de reducir esta diferencia.

Y ese ejercicio de entrega lo consiguió este Dépor con un once inicial en el que compartieron protagonismo tres canteranos, dos coruñeses (uno de ellos, Bergantiños, también canterano) y uno de Vigo. Cinco futbolistas que dan a este Dépor un plus de sentimiento y madurez. Unos por veteranía, caso de Álex, Mosquera y Dani Giménez, otros por una seriedad prematura (Caballo y Edu Expósito). Pero los cinco forman un club de jugadores que esta temporada están demostrando un compromiso que se echaba de menos en A Coruña. Incluso Mosquera, cuyo fútbol no está siendo para enmarcar, está exhibiendo un comportamiento y una caballerosidad alabada por sus compañeros. Es el camino que precisa mantener un equipo cuya mentalidad no puede ser otra que la de ascender de forma directa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Tres canteranos, dos coruñeses y uno de Vigo