La experiencia como factor diferencial


El fútbol es un deporte en el que los años de entrenamiento y juego de sus protagonistas, las experiencias vividas, se traducen en una mejor toma de decisiones. Un hecho que no se circunscribe al campo, sino que lo trasciende y alcanza el vestuario.

Por supuesto que lo ideal en la conformación de una plantilla es la mezcla de juventud y veteranía, pero resulta un activo importante en cualquier club el poder contar con jugadores experimentados que sumen su aprendizaje a los valores del grupo.

Estamos además en un momento en el que la edad de los futbolistas tiene menor impacto en su desempeño en el plano físico. Los jugadores profesionales han mejorado mucho su nivel de preparación. Se cuidan más aspectos como el de la nutrición o la psicología, hay mayor atención al cuerpo como herramienta de trabajo. El factor fundamental para acortar la vida de un futbolista son las lesiones articulares y musculares y cada vez se realiza más entrenamiento preventivo. El rendimiento y la disposición de los jugadores más veteranos en el Dépor habla muy bien del trabajo del cuerpo médico en cuanto a la necesidad de contrarrestar el desgaste propio del entrenamiento.

Lejos del campo, en cualquier vestuario hay jugadores clave, los considerados líderes, y ese es un factor independiente de la edad. Enlaza con las características personales. Pesa la forma de relacionarse, y el comportamiento, además del desempeño en el juego en sí. Sin embargo, en los dos primeros elementos señalados, la veteranía incide en el modo de manejarse en el entorno de trabajo.

Durante el partido, es obvio que la edad ayuda en el aspecto de ese acúmulo más amplio de experiencias que respalda las decisiones. Hay futbolistas capaces de activar a los compañeros durante el partido y eso exige personalidad y responsabilidad. Todo entrenador necesita encontrar un brazo derecho entre los jugadores y esa condición incluye muy a menudo la veteranía como factor positivo.

Es importante señalar además la diferencia en cuanto a la posición a ocupar y su relación con la edad. Centrales y centrocampistas tienen más responsabilidades en el equilibrio del juego. Es en estas posiciones donde la experiencia es más importante. Donde se toman decisiones clave. En otras, como la de extremo, en las que la responsabilidad es menor, en las que se puede asumir riesgos, los años no juegan tanto a favor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

La experiencia como factor diferencial