El fútbol que le falta al Deportivo

El próximo partido de Málaga podría convertirse en un punto de inflexión en las recuperaciones de futbolistas básicos en el objetivo del ascenso


La fecha lleva semanas subrayada en el calendario del deportivismo como la prueba del algodón para el ascenso directo. El partido del domingo (18.00 horas, Partidazo) se convierte en la oportunidad de mantener el pleno de golaverajes a favor en la cima de la clasificación, pero sobre todo la hora de recuperar el fútbol perdido y a jugadores decisivos para la cuenta atrás del campeonato. Se da por descontado que Duarte, después de cumplir el partido de suspensión, y Pedro, de regreso el sábado a la convocatoria, pero aún sin minutos de juego, ganarán protagonismo en La Rosaleda, pero todas las miradas se dirigen ahora a Carlos Fernández y Vicente Gómez, que en los últimos entrenamientos han trabajado en el césped, pero aún al margen de sus compañeros. Si el póker de peloteros regresa, no hay duda de que el Deportivo dará un paso adelante en su juego, pues multiplicará la intención de su dominio (en casa solo el Oviedo y el Numancia le han arrebatado el balón), y los triunfos en casa estarán más cerca de regresar.

Carlos Fernández y Pedro Sánchez
Carlos Fernández y Pedro Sánchez

El Deportivo no ha logrado arrancar en este 2019 en Riazor, donde ha empatado tres de sus cuatro partidos (contra el Lugo, el Tenerife y el Nàstic), precisamente aquellos en los que sus rivales más le entregaron la posesión. Solo ganó el que le enfrentó al Albacete, cuando llegó a los 19 remates a puerta y un adversario al alza le discutió el dominio. Si, como en los otros encuentros más recientes en A Coruña, la posesión se decanta abiertamente a su favor, paradójicamente la efusividad rematadora blanquiazul se resiente y apenas ofrece una media de 13 disparos que no le sirvieron en ningún caso para que la victoria se quedase en casa.

Duarte cumplió un partido de sanción el sábado
Duarte cumplió un partido de sanción el sábado

La falta de acierto, la precipitación, el exceso de paciencia o las imprecisiones han emborronado el expediente de un equipo coruñés que sigue sin perder en Riazor, pero al que los rivales parecen haberle tomado la matrícula. A falta de que otras soluciones den fruto, como las acciones de estrategia, o mejore la eficacia de Quique, Christian Santos y compañía, el retorno de sus jugones, aquellos jugadores de criterio y talento para desatascar partidos, se revela imprescindible para insuflar nuevos vientos en las velas y disparar a los deportivistas en la clasificación.

Vicente Gómez
Vicente Gómez

El Málaga, el Alcorcón, el Las Palmas y el Almería perfilan un inmediato calendario de doble filo para el cuadro coruñés, pues a la fortaleza de los adversarios, todos con aspiraciones de pugnar hasta el final por el ascenso, se une que los tres últimos llegarán en A Coruña, donde el Deportivo más está echando en falta su fútbol para ganar. Cuando la Liga se aprieta, el calendario se empina y los puntos parecen redoblar su importancia, Riazor espera convertirse en el primer generador de puntos de sus colores. Es el momento en que los futbolistas de verdad se crecen y el Dépor está obligado a sacar a relucir el juego que le está faltando.

Solo cuatro triunfos en dos meses y medio desde la lesión de Carlos Fernández

La incidencia de Carlos Fernández en el fútbol deportivista se ha revelado trascendental desde su debut el 9 de septiembre. El talento, la capacidad de asociación y la fantasía del delantero no solo asombraron en Riazor, sino que hicieron mejores a sus compañeros durante muchos partidos. Su prolongada ausencia ha hecho daño al equipo coruñés, que ha encontrado muchas más dificultades para ganar cuando el delantero no está y encontrar soluciones a su baja.

Desde que se lesionó en la decimosexta jornada contra el Majadahonda, el Deportivo apenas ha ganado cuatro partidos: al Zaragoza, el Albacete, el Sporting y el Granada. En realidad, el sevillano llegó a participar en dos de estos encuentros, pues salió en la recta final de la visita del actual líder de Segunda y también jugó más de veinte minutos en El Molinón, en la primera victoria a domicilio después de cuatro meses. Además, Fernández disputó el partido entero contra el Lugo, pero su equipo empató sin goles. Así que se puede resumir que los éxitos del equipo coruñés sin el delantero apenas se reducen a dos triunfos en los últimos dos meses y medio en los que se ha sostenido en las posiciones altas de la clasificación, pero sin asaltar la cima.

Durante este período de baja no solo el colectivo blanquiazul se ha resentido, sino sobre todo sus compañeros de ataque. Borja Valle ha marcado tres, Quique y Edu Expósito dos goles cada uno, mientras también han anotado Duarte, Fede Cartabia, Álex Bergantiños y Christian Santos. En contra los deportivistas han recibido nueve goles en once encuentros, pese a que Dani Giménez ha protagonizado algunas de sus paradas más espectaculares en este campeonato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El fútbol que le falta al Deportivo