Joni Montiel, un sorprendente debutante en Riazor

Llegó a jugar en Primera, de la mano de Paco Jémez, con el Rayo en el Bernabéu y disputó diez partidos en élite antes de salir cedido al Fabril


Minuto 64. Fede Cartabia enfila al banquillo, tras ver su dorsal en el luminoso, y entra al terreno de juego de Riazor el madrileño Jonathan Montiel (1998). Un mediapunta, que puede perfilarse en banda, y que reforzaba al Fabril, como cedido, el pasado verano. Montiel se crió en la cantera del Rayo, en el que ya militó como juvenil y con el que llegó a debutar en Primera División.

No tuvo un estreno cualquiera en la élite. Fue el 20 de diciembre de 2015, frente al Real Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu, a las ordenes de Paco Jémez. En ese momento tenía 17 años y 108 días. Disputó los últimos diez minutos de un partido que acabó en goleada histórica (10-2) para el equipo que entonces dirigía Rafa Benítez. Montiel, que jugaba entonces con el juvenil y entrenaba con el primer equipo, ya entrara en la convocatoria de Jémez días antes para el partido de Copa ante el Getafe. Entonces se quedó sin debutar. 

Pese a su juventud, ya contabiliza catorce partidos oficiales con el primer equipo, diez de ellos en la máxima categoría. Ocho en Liga y dos en Copa del Rey. Compartió centro del campo con futbolistas de la talla de Roberto Trashorras, el ahora céltico Jozabed, Piti o Raúl Baena. Disputó también los dos encuentros de la eliminatoria de Copa en la que el Atlético eliminó a los vallecanos. En total, 286 minutos

Ante la escasez de oportunidades y el deseo del Rayo por rodarlo, la segunda mitad de la temporada pasada ya jugó como cedido en el Toledo, en Segunda B, con el que disputó diez partidos -584 minutos- y marcó dos goles.

Pese a su aportación, no pudo evitar el descenso del cuadro manchego a Tercera. Montiel tenía la confianza de quedarse en la primera plantilla del Rayo esta temporada, pero una conversación con Míchel, el técnico, le abrió la puerta de salida. «Me dijo que lo más importante a mi edad es que tuviera minutos». Sus agentes le ofrecieron la opción del Fabril y acabó aceptándola. El próximo 3 de marzo cumplirá 21 años. Tras la salida de Fran Beltrán, por el que el Celta pagó este verano ocho millones de euros, Montiel es ahora una de las principales esperanzas de la cantera rayista. 

 

El madrileño, que regresará a Vallecas en junio, también figuró en la convocatoria de Natxo hace quince días contra el Tenerife, pero finalmente ni siquiera se sentó en el banquillo. Esta vez le ha llegado su hora. «Soy un jugador con calidad y al que le gusta tener paciencia con el balón», se define. Veremos si los minutos ante el Nástic, en los que se le vio con desparpajo, son el principio de algo más o solo el producto de las circunstancias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Joni Montiel, un sorprendente debutante en Riazor