Edu Expósito: «Cuando jugaba de pequeño me hacía llamar Diego Tristán»

El exfabrilista, que de niño se elegía ser el delantero en las pachangas, respondió a los lectores de La Voz

Videochat con Edu Expósito El futbolista del Deportivo responde las preguntas de los usuarios de La Voz

Edu Expósito (Barcelona, 1996) se pasó por las instalaciones de La Voz de Galicia citado para enfrentarse a las preguntas que los aficionados del Deportivo le lanzaron a través de la web del periódico y de las redes sociales. Se mojó en todas el exfabrilista, que no solo hablo de fútbol. Si alguna vez le tienen que invitar a una tapa de tortilla, mejor que sea con cebolla.

-Han llegado muchas preguntas, hace no tanto tiempo no hubiesen mandado ni la mitad...

-Es la primera vez que hago esto. Me alegra. Es una buena señal que la gente se interese por conocer mi persona.

-Vamos allá. Preguntan si ya sabe hablar gallego.

-Hablarlo no lo hablo, pero sí que lo entiendo.

-Sobre esto hay muchas. ¿Le gusta el apodo que le han puesto? Eso de «El Mentalista».

-Es un apodo que te ponen, pero creo que bien. El que lo pone es un poco cabroncete, pero bien.

-¿Ha tenido ofertas para salir del equipo en este mercado?

-Que me hayan llegado a mí, ninguna. No sé si al club, pero a mí personalmente no me ha llegado ninguna.

-Si pudiese elegir, ¿qué numero le gustaría llevar en la espalda? Comentan que el 21 le sienta bien pero que debería estar retirado. Supongo que sabe que era Valerón el que llevaba el 21.

-Sí, claro. Es un número especial para mí. Lo llevo por mi abuela, que falleció un día 21. Hablé con Barritos, se lo conté y me dijo que me lo guardaba. Sé que es un poco especial para el club, por quien lo ha llevado. Por eso también me lo dio.

-La gente se pregunta, teniendo un buen chut, por qué no tira más a portería.

-A veces no se da la acción para golpear o hay otro compañero mejor posicionado.

-Parece que Natxo anda haciendo pruebas para usarlo de mediapunta, más cerca de la portería.

-Todavía es pronto para saberlo, pero siempre es bueno que yo llegue y si el míster me pone ahí, pues bueno.

-¿Dónde se ve de aquí a cinco años?

-Es muy difícil saber dónde voy a estar. De momento estoy aquí, estoy muy contento y hasta que finalice el contrato vestiré la camiseta del Deportivo. Me veo bien en el Dépor. Ojalá que consigamos lo que todos queremos y esta unión sea para largo.

-¿Le gustaría ponerse el brazalete en un futuro cercano?

-Me gustaría, ¿por qué no? Yo siento los colores. Este es mi cuarto año en A Coruña y me siento muy querido por la gente y muy cómodo en el club.

-¿Y si viene el Celta pagándole diez veces lo que cobra aquí?

-No.

-¿Seguro?

-Seguro.

-¿Qué es para usted el Deportivo?

-Un sentimiento. Son los que me han dado la oportunidad de que pueda ser jugador profesional. Cuando salí de la Damm, el primer interesado de verdad fue el Deportivo y estoy muy agradecido. De verdad. Todo el tiempo siento ese agradecimiento porque ellos apostaron por mí y yo ahora se lo intento devolver.

-¿Quién es para usted el mediocentro total? Por cierto, apuntan a que da la sensación de que falta poco para que la grada le dedique una canción, ¿le gustaría?

-Claro que me gustaría, no estaría mal (risas). Creo que el jugador total es Saúl Ñíguez. Puede jugar en cualquier posición. De entre los que no están en activo, el que más me ha gustado ha sido Ronaldinho. También Xavi Hernández.

-Y Mauro Silva, claro...

-Sí, claro. Bueno, a mí me gustaba mucho Tristán. Cuando eres pequeño y estás en el colegio, te pones un nombre siempre. Yo de niño me ponía de delantero y me hacía llamar Diego Tristán.

-¿Qué opinión le merece la afición?

-Muy buena. Entregada siempre al equipo pese a la situación tan mala que se ha vivido el año pasado. Se entrega mucho y eso nos viene bien. El otro día, lo voy a decir porque no me gusta, noté cierta desesperación porque no entraba la pelota. Tienen que estar tranquilos. Se están haciendo bien las cosas y no vamos a dejar de intentarlo hasta el final para, cuando llegue junio, estar ahí arriba.

-¿Cree que el año pasado la cantera hubiese subido el nivel del equipo?

-Nunca se sabe. Yo creo que había jugadores muy buenos pero al final cuando no salen las cosas, no salen. Hay equipos ahora en Primera que están al borde de entrar en descenso y que tienen jugadores muy buenos. Nadie puede decir que no los tengan pero... Las cosas a veces no salen.

-Ya estarán haciendo cábalas, ¿cuántos puntos se necesitan para ascender de manera directa?

-Cada uno hace sus cuentas. Yo creo que entre 75 u 80.

«No extraño jugar de pivote. Me gusta mi nueva posición, prefiero crear a destruir»

-¿Cuál es el problema del Fabril esta temporada?

-Es difícil. Ha habido muchos cambios con respecto al curso pasada. La temporada anterior salió todo muy bien. Nadie se lo esperaba. Se crearon unas expectativas demasiado grandes. No es lógico estar de últimos, pero tampoco lo del año anterior peleando por el campeonato.

-Usted llegó en aquella primera remesa de catalanes por la que llovieron críticas, ¿le molestaron?

-No me llegaron a afectar. Un poco molesto sí, porque nosotros no decidimos donde nacemos. Éramos conscientes de que se hablaba, pero no era nuestra culpa que nos pusiesen a jugar o que la dirección deportiva nos trajese. No era nuestro problema.

-¿Considerabas una opción llegar a ser futbolista de élite?

-Al principio no. Cuando uno va pasando etapas, parece que la cosa está más cerca, pero cuando llegas al Deportivo ya dices, «hostia, que no está tan lejos». Claro que de niño soñaba con ser futbolista, 100%, pero claro, la puerta estaba muy lejos y cerrada con llave.

-¿A qué jugador de la plantilla del año pasado reficharía para esta temporada?

-Creo que a Adrián López.

-¿Quién es su gran ídolo del Deportivo?

-Creo que Fran. Por la trayectoria que ha tenido y por como le ha ido aquí. Siendo el capitán de su equipo y sintiendo mucho los colores.

-¿Su mejor gol?

-Me voy a quedar con el primero que metí en Riazor. Al Numancia esta temporada, el primero con la camiseta del primer equipo. Un gol especial para mí.

-¿Echa de menos jugar en el pivote un poco más retrasado?

-La verdad es que no, me siento cómodo en esta nueva posición. Prefiero crear que destruir.

-¿Qué es lo que más le gusta de la ciudad?

-Como se come. Si hablamos de un lugar, la Torre de Hércules.

-¿Fue difícil dejar Barcelona siendo, como quien dice, un niño?

-Sí, fue difícil al principio porque dejas la familia atrás. Siempre hemos sido muy cercanos en mi casa y la verdad que es complicado cuando sales.

-¿Quién es su mayor apoyo dentro del vestuario?

-Dentro del vestuario nos llevamos todos muy bien. Me llevo muy bien con Vicente, pero hay muy buen rollo.

-¿Y fuera?

-Mi familia. Y mi novia que también es muy importante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Edu Expósito: «Cuando jugaba de pequeño me hacía llamar Diego Tristán»