La oportunidad de oro del fútbol femenino gallego

El Deportivo finaliza el 2018 con todo a su favor para devolver a Galicia a la élite perdida en el 2012 por el desaparecido Olivo


En su primer año de existencia, se erigió en el mejor equipo gallego. En el segundo, peleó por el play off de ascenso a Primera hasta las últimas jornadas, en las que sucumbió ante un Oviedo que ejerce su tiranía en el noroeste español durante más de dos décadas. Ahora, en el tercero, ¿el ascenso a la élite?

Esa es la incógnita que deberá despejar el Deportivo en la segunda vuelta del campeonato de Segunda División femenina. La primera, la ha finalizado con exhibición en Oviedo (1-3) y con unos números que asustan con solo recitarlos: 37 puntos de 39 posibles, 79 goles a favor y tan solo 8 en contra. Los guarismos de mayor lustre entre el centenar de equipos que componen la categoría de plata del balompié femenino español.

Ahora, con 13 partidos por delante, el cuadro blanquiazul sabe que tiene en su mano la posibilidad de devolver a Galicia a la máxima categoría, que no pisa desde el 2012 cuando el ya desaparecido Olivo perdió su privilegiado posición entre los grandes. «Tenemos la experiencia del año pasado, que también ganamos en Oviedo y al final lo perdimos en casa. Por eso, sabemos que no podemos relajarnos para evitar que se repita la historia del año pasado», explica Manu Sánchez, entrenador de las blanquiazules.

El sábado, en Oviedo, el Dépor demostró una gran superioridad. Ganó 1-3, pero el resultado pudo ser incluso más abultado. Un síntoma más del gran crecimiento de jugadoras, que en parte, formaban la base de la selección gallega sub-16 allá por el año 2016. «Sabíamos que había un peaje que pagar al apostar por jugadoras de 16 años, como hicimos la primera temporada. Ese riesgo, por llamarlo de alguna forma, lo pagamos en determinados momentos durante el primer año, y sobre todo el pasado en un partido decisivo como fue el último contra el Oviedo en Ponte dos Brozos. Esas malas experiencias han ayudado a crecer al grupo y a jugadoras importantes les ha dado ese poso», explica Sánchez. «Aunque tampoco podemos decir que hayamos alcanzado el culmen, porque hablamos de chicas con 18 años recién cumplidos, y que todavía tienen mucho por desarrollarse como futbolistas», matiza.

Ese grupo de jóvenes talentos, en el que principalmente está sobresaliendo la campeona de Europa sub-19 Tere Abelleira, también se ha visto reforzado con jugadoras que provienen de la máxima categoría. Es el caso de Alba Merino, que está exhibiendo clase y jerarquía en pequeñas dosis (ha marcado 8 goles en 468 minutos de juego, además de pegar los gritos de arenga que hacen falta en cada momento); o los controles geniales de la japonesa Maya, quizás la futbolista con más calidad de toda la Segunda División. Arriba, la internacional venezolana Gaby es la pichichi con 17 dianas. Un elenco con gran competencia interna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La oportunidad de oro del fútbol femenino gallego