Octavo partido con la reforma inacabada

Nueva cita en Riazor con las obras incompletas


El Dépor volverá el sábado a Riazor para enfrentarse al Numancia (13.00 horas, LaLiga 123 TV) en unas condiciones muy parecidas a cómo recibió hace quince días al Osasuna. Las obras de la cubierta del estadio, con un presupuesto de 7 millones de euros y cuya finalización se había marcado para el 14 de agosto, siguen su curso casi cuatro meses después.

La instalación sigue tomada por las grúas y los obreros, lo que volverá a impedir a Natxo González y sus futbolistas entrenarse con normalidad en las instalaciones con anterioridad al encuentro de pasado mañana. El entrenador ya se había lamentado de no poder hacerlo en las horas previas del último partido en casa, cuando se reconoció incómodo por los retrasos en los trabajos y afirmó que el equipo coruñés no volverá a prepararse en su propio estadio hasta que finalicen definitivamente las obras. Estas se centran ahora en la construcción de una pasarela para el mantenimiento de las cubiertas, pero siguen sin fecha de remate.

La tardanza en la reforma de Riazor también ha impedido al club instalar hasta ahora la nueva iluminación de los fondos. Sí que pudo situarla sobre las cubiertas de Tribuna y Preferencia, pero no en las Pabellón y Marathón. Por este motivo, la luz del estadio apenas alumbrará a un 40 % de su potencia.

Las que siguen adelante son las obras para la puesta en marcha de un nuevo grupo electrógeno acorde a la nueva iluminación led de última generación que el recinto tendrá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Octavo partido con la reforma inacabada