Un Numancia saneado y con todo para que el futbolista sea feliz

El exjugador coruñés, que militó nueve años en el próximo rival del Deportivo, analiza los secretos de un modesto en la élite del fútbol


El Numancia dispone de las dos herramientas perfectas para mantener un club en el fútbol profesional: un plan deportivo de futuro y una economía asegurada, marcada por los límites de su techo salarial, actualmente el noveno más bajo de Segunda. Solo una estructura financiera sólida da tranquilidad en el aspecto deportivo, donde el jugador únicamente ha de ocuparse de disfrutar de su profesión.

El entorno del club también favorece esta premisa. En primer lugar, por la situación de Soria, una ciudad geográficamente en altura, donde se alcanza un rendimiento mayor que en otras, pero también porque se trata de un lugar cómodo y sin distracciones para el jugador, que puede centrarse muy fácilmente en jugar al fútbol.

Además, estamos hablando de un club de paso, a donde no se va para ganar dinero, pero sí que puede servir para dar un salto clave en la carrera. Juegas, llamas la atención y dispones de la tranquilidad necesaria para ser feliz con tu profesión. Buenos campos de entrenamiento y un estadio modesto, donde no hay presión externa, pues los aficionados están felices de disfrutar del fútbol de élite. Así, al final, si te paras un momento a pensar, la vida transcurre tranquila, a un ritmo normal y hasta con condiciones mucho mejores que en otros lugares de más repercusión o exigencia. Así, con esta receta, sin alardes, pero mucho convencimiento, el club rinde año a año, es solvente y, si se distingue por algo, es por hacer muy bien aquellas cosas que más importan al futbolista.

Es cierto que en los últimos meses cambiaron los propietarios del club, por lo que desconozco sus planes de futuro, pero el Numancia que gestó Francisco Rubio se fundó desde esta filosofía y con los recursos de que ha dispuesto. La dirección deportiva corresponde a César Palacios, exfutbolista que militó en Primera División en las filas del Osasuna y el Numancia.

Después de una campaña pasada de fútbol alocado, de ida y vuelta, muy basado en las transiciones, esta temporada López Garai ha llegado al banquillo con la idea de jugar con mucha posesión y dominar los partidos. Destacaría de esta plantilla a Fran Villalba. Me gusta cómo controla y pasa el balón, un futbolista agradable de ver, que da ventaja a su equipo en el juego, pero que aún es joven y necesita más partidos en la élite. Entre los que se quedaron, Escassi cumple con los valores del Numancia.

En las últimas temporadas recuerdo varios Dépor-Numancia igualados y que acabaron en empate, algunos por muchos goles (3-3 en el 2013), pero veo a un Dépor en Riazor con mucha pegada y un fútbol de equipo grande. Se enfrentarán un equipo potente y otro que fuera de casa ha bajado mucho su rendimiento.

Ídolo

Julio Álvarez colgó las botas al final de la pasada temporada y fue homenajeado el 25 de agosto después 264 partidos en el Numancia y con 57 tantos como máximo goleador histórico. En la imagen, en Los Pajaritos junto a su mujer, sus tres hijos y el presidente Francisco Rubio. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Un Numancia saneado y con todo para que el futbolista sea feliz