¿Qué puede salir mal con este Deportivo?


El camino de vuelta a Primera se asfalta cada semana, pero el peaje definitivo de entrada, aseguran, se paga en el último tercio de competición. Para llegar ahí se necesita no flojear en exceso y tener una plantilla amplia. El Dépor cumple las dos premisas. Mantiene la pugna por la cabeza y es capaz de introducir cuatro cambios de una semana a otra y mantener el tipo. En Segunda, ningún otro equipo ha marcado más goles que el Dépor, en su estadio solo ha cedido un empate y dos goles y lejos de Riazor, un único tropiezo. Gana casi siempre y cuando se le da mal, empata. Una velocidad de crucero que, sorprendentemente a estas alturas, aún mantienen otros tres rivales. El Dépor tiene pegada en el área rival y seguridad en la propia, es capaz de llevar el peso de los partidos o de jugar a la contra, ha blindado su portería ante el balón parado y saca brillo a la estrategia. Cuando apenas ha transcurrido un tercio de la competición, solo Gerard Valentín y Ortolá siguen inéditos en la Liga. Natxo González ha utilizado 22 jugadores, un lujo para exprimir en ese último y decisivo tercio de la competición. Giménez solo encaja lo imposible de atajar; Duarte y Marí, un lujo en su área y un peligro en la rival; la competencia engorda el centro del campo; difícil encontrar en algún rival el talento de Cartabia o Carlos Fernández; y Quique González lleva 9 goles. ¿Algo más? Sí, el Dépor es capaz de ganar al Osasuna en una piscina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

¿Qué puede salir mal con este Deportivo?