Un Dépor cocinado a fuego lento

El equipo de Natxo González está destacando por su poder realizador en la última media hora de los partidos, siendo con 16 goles el que más marca de la categoría en este tramo de partido


En el fútbol hay equipos especialistas en achuchar a su rival desde el inicio, tratar de resolver pronto los partidos y luego sobrevivir ante el acoso rival. Otros apuestan por dejarse dominar desde el inicio a la espera de que les llegue su oportunidad en una contra. Están también las apisonadoras, cada vez menos, desde el pitido inicial hasta el final. Los que juegan directo. Los que abren a las bandas... Y, en esta amalgama de estilos de juego, aparece el del Deportivo. Un equipo que apuesta por cocinar sus partidos a fuego lento. Sin prisas. Intentando tocar el balón (principalmente en casa) y esperando que el tiempo corra, el rival se desgaste y ahí buscar ese despiste, hueco o, simplemente, aprovecharse de una genialidad para sumar los tres puntos.

Porque si algo está demostrando el Dépor de Natxo González es que le gusta madurar los partidos hasta que los tiene ahí para golpear duro. De hecho, es el equipo de la categoría que más goles ha marcado en la media hora final de los encuentros: 16. El doble de los anotados en la primera hora y cinco más que el segundo en el ránking, el Osasuna, que lleva nueve. Porcentualmente, es el segundo que más aprovecha este período de tiempo con respecto al total del partido. Un 66 % de los tantos blanquiazules llegan en esta fase. Solo lo supera el Sporting, con un 69 %. Pero en número absolutos el club gijonés está por detrás con solo nueve dianas en esos instantes.

Preparación física

Carles Gil destacaba la pasada semana el nivel superior que muestra el Dépor. «Sabemos que exigimos a los equipos llevar un ritmo muy alto, que en los últimos minutos les pesa. Y ahí es donde podemos matar los partidos», expresaba Carles Gil hace pocos días sobre el estilo de juego blanquiazul. No es casualidad. Es algo trabajado. Los coruñeses están exhibiendo un enorme trabajo de acondicionamiento físico que se traduce en los partidos, lo que les permite llegar a los instantes finales mucho más descansados que sus rivales.

Cuarto de hora final

Diez puntos gracias a los goles marcados en los últimos quince minutos. Si la estadística se ciñe al último cuarto de hora de los partidos, cuando en muchas ocasiones el equipo tratar de ponerse por delante en el marcador o igualar un partido que tiene perdido, ese arreón final también habla a favor de los blanquiazules. Diez puntos son los que la escuadra deportivista ha logrado salvar desde el 75 en adelante. Contra el Sporting y el Nàstic logró ponerse por delante tras ir empatado; el tanto al Granada en este período le permitió que el tanto visitante en el último suspiro no tuviera valor; y contra Tenerife, Málaga, Las Palmas y Almería empató con goles en esa fase del duelo.

Concesiones

Cuatro de los diez goles encajados han sido en los últimos cinco minutos. No es el Deportivo un equipo que encaje muchos goles. De hecho es, junto con el Granada y el Almería, el segundo que menos recibe, solo superado por el Alcorcón, que lleva seis. Pero 4 de los diez tantos recibidos por los gallegos esta temporada han llegado en los últimos cinco minutos de partido. Y tres de ellos le han impedido sumar seis puntos, ya que sirvieron a sus rivales para empatar.

En cambio, la escuadra blanquiazul se está mostrando muy fiable en los inicios de cada tiempo. El gol más tempranero encajado por Dani Giménez fue en Tarragona y no llegó hasta el minuto 25 de partido. En el segundo período, la reactivación sobre el césped a la que Julio Hernando somete a sus jugadores también está surtiendo efecto pues solo el Tenerife, el Málaga y el Las Palmas han conseguido batir al Dépor en la primera media hora de la segunda parte.

Los rivales

El Tenerife es el equipo que más tarda en marcar. La escuadra que prepara José Luis Oltra es la que más minutos necesita para hacer un gol en los partidos. Solo ha conseguido uno en las primeras partes de los catorce encuentros disputados. Fue en Córdoba. En la última acción antes de que el árbitro pitara el descanso. Fue en la ejecución de una falta lejana por parte de Naranjo. El balón entró en la meta y el colegiado indicó el camino de los vestuarios.

La anécdota

El Albacete, rey de los penaltis y de los tantos en propia puerta. El equipo de Luis Miguel Ramis está cuajando una gran actuación en este inicio de competición. Ocupa la quinta plaza a solo seis puntos del líder después de haber anotado veinte tantos. Lo curioso es que uno de cada tres goles de la entidad manchega han sido de penalti o en propia meta. De este modo, David García, Juan Domínguez y Verdasca batieron este año a sus porteros para que los tantos subieran al marcador albaceteño, mientras que otras cuatro dianas fueron desde los once metros.

El líder

No encaja antes del minuto 57. Mientras el Deportivo se muestra como el equipo con mejores finales, al líder de la categoría, el Alcorcón, le sucede lo contrario. El conjunto que prepara Cristóbal Parralo está exhibiendo una gran solidez defensiva, que le está permitiendo ocupar la primera plaza de la tabla. Sin embargo, esta fortaleza se derrumba en los últimos minutos de los partidos. El equipo alfarero solo ha encajado seis goles tras las catorce primeras jornadas de Liga disputadas. Esto significa menos de uno cada dos partidos. Pero, además de encajar poco, tarda en hacerlo. El tanto más tempranero que ha recibido fue en el minuto 57. Sucedió en Tenerife, cuando iba ganando por 0-2 y al final acabó sucumbiendo con sendos tantos en los minutos 85 y 87. Y es que es en estos últimos instantes cuando más encaja la escuadra madrileña. En concreto, cinco goles ha recibido en los últimos nueve minutos. Este hecho provoca que de los 1.260 minutos disputados solo durante 12 haya ido por detrás en el marcador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Un Dépor cocinado a fuego lento