Un trámite llamado Teresa Herrera

Dépor y Athletic se enfrentan en un histórico torneo que continúa languideciendo


En medio de una semana larga, con ocho días de descanso entre partido y partido, la historia se cruza en el camino del Dépor para hacer un pequeño descanso en la preparación. Una historia que este año se presenta con envase de marca blanca. Riazor acoge esta noche (20.45 horas, Gol) la septuagésimo tercera edición de un Teresa Herrera que se presenta fuera de fecha y como una obligación más que un disfrute para dos entidades inmersas actualmente en empresas de mayor importancia.

La realización de la obra de cambio de la cubierta del estadio municipal impidió que esta edición del decano de los torneos veraniegos se celebrara en su tradicional mes: agosto. Por este motivo, el Deportivo, como organizador, tuvo que buscar fechas dentro de los parones ligueros por compromisos internacionales para encuadrarlo. Y, de esta forma, se presenta la cita en formato casi low-cost.

Un Deportivo-Athletic, que en verano podría haber sido sinónimo de gran encuentro entre dos clubes con solera en el fútbol español, llega en medio de una Liga en la que las preocupaciones de ambos son diferentes. La escuadra que prepara Natxo González se encuentra inmersa en la lucha por el obligado regreso a Primera, mientras que el equipo de Berizzo flirtea con el descenso tras no haber conseguido ganar más que un partido de los doce disputados.

Años de agonía

Con esta desubicación en el calendario se evita la interrupción en la celebración del torneo, lo que podría haber supuesto el estoque definitivo a una tradición que lleva años agonizando.

Desde que a principios de siglo Lendoiro empezó a condicionar el calendario del Teresa Herrera a la correspondiente cesión de Abreu hasta la fecha, poco a poco el torneo ha perdido presencia de aficionados, actos alrededor del mismo e interés.

En el 2009 dejó de ser cuadrangular para celebrarse a partido único. Con el cambio en la presidencia del club, Tino Fernández intentó revitalizarlo con el regreso al formato de semifinales y final. Pero le duró una edición. Las siguientes volvió a ser a partido único.

Recepción en María Pita

Desde el concello de A Coruña también se ha ido dejando a un lado el decano. Con la llegada de la Marea al gobierno de María Pita se dejó de celebrar la ofrenda floral ante la tumba de la benefactora Teresa Herrera, en la iglesia de San Nicolás. Este año, también desaparece de los actos la comida de confraternidad a la que acudían representantes de los clubes, del fútbol modesto coruñés, de la organización y de la prensa acreditada. De este modo, el único acto será la recepción en el palacio municipal a los equipos, acontecimiento en el que se desconoce si podrá estar representado el Athletic, pues su avión tiene previsto aterrizar en Alvedro a la una, solo media hora antes del inicio de la recepción.

Tampoco desde el club se ha hecho un esfuerzo por mantener la llama del buque insignia de las competiciones coruñesas. La escasa publicitación del mismo y la no comparecencia del entrenador blanquiazul en la previa del duelo evidencian el poco interés.

A nivel deportivo, tampoco se espera mucho de un partido que Natxo González utilizará para dar minutos a los jugadores que menos tienen durante la temporada, completando la convocatoria con futbolistas del filial. Así afrontará el Dépor un partido que antaño daría prestigio a jugadores y club y en la actualidad se percibe como un trámite que hay que cumplir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Un trámite llamado Teresa Herrera