Vicente se enfrenta a su depresión

El centrocampista blanquiazul regresa al estadio de Gran Canaria, de donde huyó el pasado verano víctima de la tristeza que le provocaba el exceso de responsabilidad


A Coruña

No será un partido más para él. No solo por jugar contra amigos con nuevos amigos y delante de amigos. Sino porque regresa al escenario en el que llegó a vivir momentos de dolor y soledad. Vicente vuelve al estadio de Gran Canaria, el campo que se lo dio todo, pero en el que también llegó a sentir tanta responsabilidad que esta le generaba tristeza. Así, el 8 del Dépor se enfrenta el próximo sábado (20.30 horas, LaLiga 123) a su depresión.

«Sin duda, va a ser el partido más emotivo, y he hablado con mis amigos que seguramente va a ser el más difícil de mi vida porque al final vas a luchar contra tus sentimientos, pero ojalá llegue lo más rápido posible, que lo deje todo en el vestuario y salga a jugar al fútbol, que es lo que yo sé hacer», explica el jugador blanquiazul.

Es su equipo del alma. Su afición. El estadio en el que animaba de niño. Pero ahora llega para vestirse en el vestuario contrario y eso se le hará raro.

«Va a ser complicado, al principio para mí seguro porque siempre que he ido allí ha sido para jugar de local, pero yo tomé la decisión de salir de allí y hay que asumir todo lo que va a venir ahora», explica mientras recuerda que la decisión de abandonar la isla le vino muy bien porque había entrado en un estado de ánimo autodestructivo del que tenía que escapar.

«Con el paso de las semanas me iba dando cuenta de que estaba triste en Las Palmas, no por el equipo sino por mí y el descenso. El último año y medio me sentía muy responsable, mi nivel no era el mismo, tuve lesiones y entré en un bucle de cosas negativas, que al final me iba dando cuenta de que estaba más deprimido de lo que pensaba», reconoció.

Añadió que haber salido de Canarias ha supuesto quitarse «un lastre de encima y volver a pensar solo en el fútbol».

Pero ahora vuelve con otra camiseta y con un único objetivo, el de sumar los tres puntos. Porque aun valorando el nivel de su rival del sábado, Vicente no está dispuesto a conformarse ni con el empate: «En una Segunda División tan igualada, ganarle a un rival directo también es importante para nosotros», añadió.

Y en ese punto, entró a analizar a su exequipo, del que destacó el oficio y la pegada que tiene: «Hay mucho oficio, gente con mucha experiencia y yo creo que, en cuanto sean capaces de ir afinándose un poco, van a ser un equipo muy complicado de batir. Ahora parece que no están del todo bien o hay situaciones que no están controlando y están arriba a tres o cuatro puntos de la cabeza», subraya antes de advertir del peligro de su ataque: «Son gente muy rápida y juegan con tres arriba, por lo que para la gente defensiva del equipo, tenerlos controlados va a ser complicado, pero sigo pensando que, si queremos ir a ganar, tenemos que tener mucho tiempo el balón, tenemos que ser protagonistas, tenemos que aislar lo máximo posible a su gente de arriba, a la gente que lanza los contragolpes», expresa el canario, que confía en ser recibido con cariño en su casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Vicente se enfrenta a su depresión