El salto de Edu Expósito

El medio del Dépor quiere dejar de ser alternativa y convertirse en necesario


Cinco partidos han abierto los ojos de par en par con Edu Expósito, que está decidido a agarrar por las solapas esta oportunidad en el Dépor y no dejarla escapar. De vuelta a la titularidad tras el debut liguero, su fenomenal partido del pasado viernes ha reabierto el melón de un jugador aún por descubrir, pero que anuncia solidez y futuro en el mediocentro deportivista. No hay techo para un futbolista que parece abarcarlo todo: carácter, sacrificio y humildad, sentido táctico, asociación con los compañeros y hasta llegada al área contraria. Todo lo que Natxo González busca en esos costados tan exigentes de su rombo del centro del campo.

Expósito (Barcelona, 1996) acaba de ratificar de principio a fin aquellas cualidades que se habían visto en la media hora final contra el Granada, cuando a la hora de juego y sin goles en el marcador saltó al campo y, situado en el costado derecho del Dépor, brindó el impulso decisivo para el triunfo final. Con él llegaron los goles. Hasta culminó su buen partido como asistente directo de Quique en el segundo y decisivo. Quince días después, otra vez buenos minutos contra el Málaga y, por fin, la ocasión de mostrarse desde el principio contra el Elche. Todo al abrigo de un Riazor que ha sido propicio desde el principio para un jugador que había llegado al Fabril hace tres años.

La baja de Didier Moreno, concentrado con la selección colombiana y criticado por parte de la hinchada en el último partido, le abrió por segunda vez las puertas de la titularidad y el Deportivo goleó. No solo eso. Por primera vez en la Liga el entrenador no cambió a ninguno de sus centrocampistas. Comenzó y acabó los noventa minutos con los mismos vértices del mediocampo (Bergantiños, Expósito, Krohn-Dehli y Carles Gil) en una muestra más de satisfacción con su labor. El Dépor acabó con un 60 % de posesión (por momentos rayó el 70) y el jugador dio 86 pases (solo el capitán Bergantiños acabó con más) con una precisión del 94,2 %. «Si se marcha Guilherme, tenemos con nosotros a Edu Expósito, que es un jugador que nos va a dar mucho», había dicho Carmelo del Pozo en julio. «A Edu solo le falta que el entrenador le dé una oportunidad», le había dedicado Natxo González el pasado jueves.

Y el mediocentro quizá haya encontrado el momento. Mientras el Deportivo surfea la ola buena de la Liga, después de cuatro jornadas sin perder y mientras pone cerco a las plazas de ascenso directo, Expósito quiere comenzar a ser imprescindible. «Me atrevo a decir que el viernes pasado no eché en falta para nada al jugador al que sustituía. De lo que le he visto tiene criterio, sabe qué hacer con el balón cuando toca y está asumiendo la disciplina defensiva que requiere jugar en ese vértice del rombo», explica el exdeportivista Paco Liaño. El mediocentro barcelonés ya tuvo la oportunidad, ahora queda que el entrenador le dé la de verdad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El salto de Edu Expósito