¿Te acuerdas del golazo de...?

Carlos se une a Bebeto, Alfredo o Franco como autor de un tanto para el recuerdo en la historia del Dépor


Una vez que Carlos Fernández decidió enfundarse el traje de luces y convertir el buen pase de Edu Expósito en arte, Riazor se frotaba los ojos y comenzaba a recordar otras acciones que hicieron levantar al público de sus asientos. Es Segunda División. Y enfrente estaba un Elche venido a menos. Pero los dos recortes del sevillano hicieron recordar otros goles tanto en casa como fuera. Unos por su belleza, otros por su importancia, esta es una selección de algunos (faltan muchos) de los tantos más celebrados por la hinchada blanquiazul.

La Liga

Un cabezazo al primer palo que valió el mayor título de la historia. Goles como el de Donato al Espanyol se han visto muchos en Riazor. Sin ir más lejos, el primero del viernes de Carlos Fernández se asemeja bastante al que el Abuelo le marcó al conjunto perico aquel feliz 19 de mayo del 2000. Pero el del hispanobrasileño valió una Liga y por eso es imposible que con el paso de los años algún deportivista se olvide de su ejecución.

Mino

Bebeto rompe la cintura del defensa del Espanyol. Siete años antes de que Donato batiera al Espanyol, el equipo barcelonés ya había sido víctima de un gol histórico para el Deportivo. Otro brasileño, en este caso Bebeto, haría una de sus primeras diabluras en la Liga española. Fue el 2 de enero de 1993 y es probable que pueda considerarse como el mejor gol de la historia moderna del Deportivo. Bebeto recibió casi al borde del área y realizó dos quiebros que destrozaron la cintura de mino antes de tirar a puerta y marcar. Curiosamente, cuando el ahora político de Río habla de su mejor gol con el Deportivo, nunca incluye este sino el primero que le hizo al Albacete el día que anotó cinco. Aquel fue de media chilena.

Chilena

Luque pulverizó al Málaga con un golazo desde casi el borde del área. Aguantó minutos y minutos el Málaga el 15 de diciembre del 2002, sin que el Deportivo consiguiera batirlo a pesar de la diferencia de plantilla, presupuesto y clasificación que habían en aquellos momentos. Y cuando parecía que el autobús de la Costa del Sol regresaría con premio, Luque empaló el balón con una chilena casi desde el borde del área. Pañuelos en Riazor para celebrar el tanto.

El más rápido

Amancio tardó diez segundos en batir a Iribar. No está documentado hasta la fecha mayor rapidez que la de Amancio para marcar un gol con la elástica de Riazor. Sucedió un Fin de Año de 1961 y su víctima fue el Baskonia, cuya meta defendía un entonces jovencísimo Iribar, que solo contaba con dieciocho años.

La gran pañolada

Cabezazo picado de Rafael Franco para firmar un «hat trick» ante el Atlético de Madrid. Pocas veces hubo tanta pañolada en Riazor para festejar un gol. El protagonista: Rafael Franco. El argentino llevaba dos goles de penalti contra el Atlético de Madrid, al que el Dépor ganaba por 2-1. Se aproximaba el final del duelo cuando Tino centró y el goleador se elevó casi hasta el infinito para picar el balón y cerrar la cuenta con el definitivo 3-1. Riazor se vino abajo por la belleza del tanto.

De área a área

Makaay se recorrió todo el campo y metió una vaselina desde fuera del área para batir al Montpellier. Más allá de sus numerosos goles en Champions, Makaay dejó uno para el recuerdo en la UEFA. Fue en la campaña 1999-2000 en Montpellier. Cogió el balón al borde del área se recorrió todo el campo y antes de entrar en el área contraria colocó una perfecta vaselina que batió al meta local.

Maestría

Caño y descaro de Andone para colarse entre dos defensas antes de batir a Sergio Rico. En su primer año como deportivista, Andone sorprendió frente al Sevilla con un gol antológico. Tras recibir de Babel, hizo un caño al defensa, luego se metió en medio de otros dos ya dentro del área y con la cabeza fría batió a Sergio Rico. El mejor gol de su carrera.

Djalminhazo

Recorte de tacón y colocación. En una recopilación de golazos no podía faltar Djalminha. El más recordado, el que le hizo al mejor Celta de la historia, el de Víctor Fernández, en Riazor. Recorte de tacón ante Yago y con la izquierda, su pierna buena, dibuja una parábola perfecta con la que bate a Pinto. Aquel 26 de noviembre del año 2000, el mago brasileño volvió a hacer vibrar a Riazor.

Delicatesen en Mónaco

Genialidad de Tristán en medio de una dolorosa goleada. Ocho a tres perdió el Dépor en su visita al Principado, pero se llevó un gol de Tristán que fue elegido como uno de los mejores de la temporada. Arrancó en tres cuartos de campo, se metió entre dos y la picó ante la salida del meta local.

La Copa

Alfredo se elevó como nunca antes. Un metro sesenta y nueve centímetros de Alfredo consiguieron superar al 1,89 de Zubizarreta para ganar el primer título de la historia del Dépor.

La moviola

Marca de falta, se lo anulan y repite la ejecución con idéntico gol. Pocas veces un jugador es capaz de calcar el mismo gol cuando el árbitro le anula el primero. Agulló lo logró frente al Recre.

La plancha

Cheché Martín y la plasticidad. Solo un genio como este podía protagonizar una imagen como la recordada de su gol al Celta el 13 de noviembre de 1949. Una plancha bellísima.

Salvación

Serenidad con el corazón a doscientos. Pudo ser fuera de juego, pero a nadie le importa. Vicente tuvo la calma para recibir ante Alba e impedir la desaparición del Deportivo el 22 de mayo de 1988.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

¿Te acuerdas del golazo de...?