Saúl adelanta el invierno

TORRE DE MARATHÓN

GONZALO BARRAL

Caballo se lesiona y suma su baja a la de Dubarbier para dar por fin una opción al lateral cántabro, habituado a iniciar las temporadas en enero y fuera del Dépor

24 sep 2018 . Actualizado a las 18:00 h.

El paro estacional es un fenómeno propio de estas fechas. Concluye agosto, el turista pierde su condición y el desempleo aumenta. Hace solo unos días se batió el récord de los últimos diez años y se destruyeron más de 200.000 puestos de trabajo. Muchos quedan en el limbo, a la espera del invierno, cuando las fiestas traen un repunte en la actividad comercial y la demanda de operarios. Hay dependientes, cocineros o camareros que permanecen inactivos durante varios meses, entre el verano y la Navidad, hasta que llega un nuevo pico. Y luego está Saúl García, ejemplo de futbolista estacional y de misterio. Cada temporada, desde que fichó por el Dépor, el lateral guarda su zurda en un cajón mientras dura la primera vuelta y solo la saca a pasear en los entrenamientos. Agotado el curso del 2015 en el Racing, el que atrajo la mirada de Riazor, el cántabro dejó de ser futbolista a tiempo completo y pasó a concentrar su rendimiento en el segundo tramo de los campeonatos.

Nunca, ni en su primera campaña de blanquiazul, tuvo la más mínima oportunidad de tomar el carril izquierdo. Entonces ya tenía por delante a Luisinho, Navarro y Manuel Pablo, y los dos primeros siguieron peleando la plaza mientras el Deportivo mantuvo la categoría. Él optó dos veces por buscarse un hueco sin cambiar de aires. En la temporada del debut disputó para los coruñeses un par de duelos coperos, y uno en la 2017-2018. Solo en el 2016 aceptó la cesión sin esperar a la segunda ventana del mercado, pero tampoco entonces logró sacudirse la maldición del otoño y apenas fue titular en tres partidos con el Girona.