Ganar, donde Natxo solía

El regreso del técnico del Deportivo a La Romareda añade interés al primer duelo copero del curso

.

La Copa adelanta el sobresalto, pero Natxo viaja en paz. No tendría que haber visitado Zaragoza hasta mayo, ya con las aguas más tranquilas o definitivamente revueltas, a solo cinco encuentros del final de la competición (playoff al margen). Sin embargo, la lotería de Las Rozas quiso sumar interés a un torneo escaso alicientes y emparejó al Deportivo con el conjunto que dirigió su míster hasta que llegó el verano. El cambio de estación también trajo un relevo anunciado en el banquillo blanquiazul: fuera Seedorf, dentro Natxo. Para cuando el club coruñés confirmó a su elegido, en la capital aragonesa ya habían tenido tiempo incluso de renegar del técnico que había clasificado tercero al equipo maño con una formidable segunda vuelta. El traslado del míster se deslizó en plena fase de promoción de ascenso y la hinchada reaccionó airada por el presunto desplante de quien en realidad no tenía opción de seguir en La Romareda, ni en Primera ni en la categoría de plata. Pasara lo que pasara, Lalo Arantegui, director deportivo del rival blanquiazul de esta noche, ya tenía atado a Idiakez.

El atenuante no caló entre la afición que promete recibir de uñas al ahora entrenador visitante. «Estoy tranquilo, no he matado a nadie», proclamaba ayer el míster delante de un micro. «Tomas una decisión profesional que creo que es la mejor para mí y ya está, y si hay un sector al que no le ha gustado, lo siento. Yo, mientras he estado allí, me he dedicado a ese club en cuerpo y alma como lo estoy haciendo aquí y en los clubes en que he estado», se explayó el entrenador vitoriano. «Lo que me hace ilusión es volver a ver a gente con la que he convivido muchas horas, muy buena gente, y eso me ilusiona. A partir de ahí hay cosas que no puedo controlar», recalcó antes de abandonar la sala de prensa.

Además de pronunciarse acerca de su retorno al campo maño, ofreció su opinión sobre el previsible torneo que adelantó el reencuentro: «Es imposible, casi imposible, que equipos como nosotros tengamos posibilidad de pelear por la Copa, pero es una competición más, bonita, que a mí personalmente me gusta, y representamos a un club que la ha ganado un par de veces. Tenemos que intentar estar a la altura de lo que está afición se merece y afrontarla con la mayor ilusión».

La fórmula de la competición reduce al mínimo las opciones de sorpresa, por más que resulte útil como campo de pruebas para los menos frecuentes en liga. «Es buena para lo que es, pero sin la ilusión de poder conseguir el premio de ganarla».

La cuota de realismo vino mezclada con una visión algo más optimista para no devaluar la cita. «Es una competición que a mí personalmente me gusta, y representamos a un club que la ha ganado un par de veces. Tenemos que estar a la altura de lo que esta afición merece», sostuvo Natxo tras facilitar una convocatoria descargada de futbolistas de peso (no viajan Domingos, Bergantiños, Caballo ni Simón) y completada con tres jugadores del filial (Víctor García y los dos Cobo).

Las pruebas permiten aventurar rotaciones en ataque con la vista puesta en Alcorcón y el recuerdo de un «muy exigente» duelo con el Sporting. «Estamos limitados en esa posición. Hay que intentar tenerlos a todos lo más frescos posible», razonó el míster. Sobre el rival, incidió en que «mantiene la base. Es un equipo muy consolidado que ha ido creando jugadores top para la categoría. Sigue la corriente positiva con que acabó la temporada pasada». La suya.

Tres fabrilistas en la convocatoria

La potencia de Víctor, la visión de Javi, la sobriedad de Álex. Durante el partidillo que organizó sobre el césped de Abegondo, Natxo González alistó entre los presumibles titulares para esta noche a un joven jugador del filial, autor de los dos tantos que suma de momento el conjunto de Tito Ramallo. Víctor García hizo doblete en el primer encuentro del curso, una visita al Inter de Madrid cerrada con empate. Entonces actuó de extremo, arrimándose varias veces al puesto de segunda punta. Aprovechó una serie de condiciones que lo acercan (poco todavía) a una versión rejuvenecida de Pedro Sánchez. Buen cambio de ritmo, mucha potencia, precisión en el centro y finalización para aspirar a la plaza que el extremo reformado asumió el sábado en Riazor ante el Sporting.

Como al futbolista del primer equipo, las virtudes de Víctor, de 21 años, lo convierten en hombre de banda y la necesidad de Natxo lo trasladará a la doble punta.

El jugador procedente del Torre Levante de Tercera comparte convocatoria con Javi Cobo, compañero del Fabril, donde suele emplearse como centrocampista de vocación ofensiva.

El ex del Racing de Santander podría actuar por cualquiera de los dos lados del rombo. Atesora mucha llegada y capacidad de trabajo en la recuperación además de buena visión de juego. Al igual que Víctor, puede hacer valer su físico en las disputas.

El tercer jugador del filial en la lista es otro Cobo, Álex, ya conocido por la hinchada blanquiazul y acostumbrado a ejercitarse con los porteros del primer equipo. Titular en el arranque de curso del conjunto de Segunda B, destaca por su sobriedad bajo palos.

Elige tu once para Zaragoza, puesto por puesto

La Voz
.

De la portería a la punta del ataque, déjanos tu opinión sobre quiéenes deben ser de la partida en la Romareda

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ganar, donde Natxo solía