Dominio y recuperación


Fue un Dépor muy solvente. Comenzó más atascado, le faltó algo de profundidad, pero tras el descanso jugó con más ritmo y velocidad, sobre todo en la presión a la hora de recuperar. Los centrales estuvieron muy bien en las vigilancias y solo hay que decir que el Sporting se marchó sin tirar a puerta, mientras el Deportivo erró hasta tres o cuatro claras. He visto un equipo que progresa y se maneja mejor en el sistema y el dibujo de Natxo González, pero sobre todo un justo vencedor. Me decepcionó muchísimo el rival. Claro que los dos centrales y Bergantiños estuvieron muy bien, siempre muy atentos en los cruces y en la recuperación, pero el Sporting siempre fue muy inferior. En el apartado individual Vicente me encantó. Es un jugador de calidad, en el que se nota que cuando coja el ritmo dispone de una buena zurda que debe entrar en asociación con otros jugadores de talento que juegan a su alrededor como Krohn-Dehli.

Pero antes que un jugador concreto, me quedo con el afán colectivo del equipo, ese espíritu dominador que debió de darle el triunfo mucho antes de cuando llegó. Es normal que Carlos Fernández esté un pelín por debajo del equipo y que le falte oxígeno para tener más movilidad, pero ahí apareció el entrenador. Con uno más, Natxo González supo dar entrada a todo el talento que tenía en el banquillo para decantar el partido. Cartabia y Carles Gil tienen calidad para resolver el partido y así lo demostraron. Fue el mejor partido del Dépor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Dominio y recuperación