El día que el Dépor jubiló al Gallo

Etxeberria, leyenda del Athletic y técnico del Tenerife, colgó las botas tras un partido contra el equipo coruñés

.

a coruña / la voz

La efeméride figura con letras de oro en la historia del Athletic: el 15 de mayo del 2010 Joseba Etxeberria jugó su último encuentro oficial con el Athletic contra el Deportivo. El delantero, ídolo de San Mamés a pesar de haberse formado en la Real Sociedad, se despedía después de quince años en el club y convertido entonces en el segundo león con más partidos tras el histórico Iribar. Esta noche el Dépor y Etxeberria, entrenador del Tenerife, se reencuentran en los primeros pasos de una temporada con el mismo objetivo para ambos: retornar a Primera División.

Aquel partido, intrascendente para los dos equipos, que cerraron la Liga en la zona media de la clasificación, figura en los recuerdos de Lotina, entonces técnico del equipo coruñés y ahora en su segunda campaña en el Tokio Verdy. «Le saludé y le felicité. Recuerdo que la primera vez que jugué contra él yo entrenaba al Numancia y él estaba en la Real Sociedad B. Tenía solo 17 años», afirma. Etxeberria, más conocido como el Gallo, nació en Elgóibar, Guipúzcoa, hace 46 años e inició con polémica su periplo en el Athletic. El club de San Mamés llegó a un acuerdo con la joven perla de la cantera de su eterno rival y pagó la cláusula de rescisión, que se elevaba a 550 millones de pesetas (3,31 millones de euros), una cifra escandalosa para la época.

La carrera de Etxeberria no desmereció la inversión. Aunque se retiró sin levantar ningún título, disputó la única Champions en que ha participado su equipo. Además, en el plano individual, consiguió la Bota de Oro en el Mundial sub-20 de Catar, antes de disputar con la selección absoluta un Mundial (1998) y dos eurocopas (2000 y 2004). Ahora vuelve a verse las caras con el último rival al que se enfrentó de corto y no puede ser un encuentro más. «Mañana (por hoy) tenemos todos los alicientes: volvemos a casa, nos enfrentamos al Deportivo...», comentó ayer el ahora técnico del equipo isleño, que en su primera experiencia en los banquillos de la élite ha comenzado con buen pie.

Estilo de ataque

El pasado febrero se estrenaba en el Amorebieta, de Segunda B, pero recibió la llamada del Tenerife y cambió de aires en sustitución de otro antiguo futbolista de Primera, Martí, ex del Sevilla y del Mallorca. Etxeberria aterrizó de la mejor manera, con tres triunfos seguidos que acabaron por brindar a su equipo un tranquilo final de temporada en la zona media de la clasificación. Desde un esquema 1-4-2-3-1, ha plasmado en su equipo su forma de jugar: presión en campo rival y un claro estilo de ataque. Además, el exfutbolista caló en la parroquia chicharrera desde su aura de histórico del fútbol español, pero también con un modo de ser amable, cercano y muy activo en las redes sociales, desde donde apoya las iniciativas del club y hasta anima a sus jugadores.

Pese a la buena experiencia, cuentan en Tenerife que la idea inicial del club era no renovarle, pero una última conversación entre el técnico y el presidente Miguel Concepción, que lleva quince temporadas en el cargo, limó las asperezas. Así, el rival deportivista de hoy vuelve a convertirse en uno de los más vistosos y alegres, con Malbasic, Nano Mesa y Naranjo como uno de los principales tridentes de ataque de la categoría. Pero su principal virtud también puede volverse en su contra, pues se le achaca poco trabajo defensivo y que el equipo canario se parte en dos mitades sobre el campo con gran facilidad: los que atacan y los que defienden. Hoy todos pasan la prueba del algodón de este Deportivo que jubiló al Gallo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El día que el Dépor jubiló al Gallo