El centro del campo del Dépor también precisa refuerzos

Borges y Guilherme tienen pocas opciones de seguir y Natxo quiere una medular fuerte


Celso Borges tiene cita doble para mañana. Al costarricense le esperan Natxo González y Carmelo del Pozo. El míster conocerá en persona al internacional con quien podría completar un centro del campo excepcional en Segunda. Sin embargo, para el director deportivo el encuentro no tendrá la emoción del primero; en junio ya había entablado contacto con el tico. Al hormigueo de la novedad le sustituirán probablemente las sensaciones propias de una relación que se acaba. Las opciones de acuerdo para la continuidad de Borges son mínimas, pero en el club coruñés pretenden apurarlas y en el peor de los casos buscar una salida con satisfacción a varias bandas. En esa última pretensión cuentan con la complicidad del futbolista, siempre reacio a abandonar de malos modos un club y una ciudad con los que se siente identificado.

El Goztepe, sexto clasificado de la última edición de la liga turca, no es el único interesado en llevarse al mundialista, que a los 30 años podría asegurarse un salario importante. A lo largo de esta semana cuajará casi seguro alguna de las propuestas. El mediocentro, que llegó al Deportivo en enero del 2015, cuenta con la opción de salir cedido tras el descenso de categoría, pero se da la circunstancia de que el préstamo se produciría en el último año de contrato, lo que supondría la desvinculación definitiva de la entidad blanquiazul. No es sencillo encontrar postores dispuestos a pagar traspaso por un jugador en esta situación.

Recuperar la inversión

Tampoco está siendo fácil dar salida a Guilherme, aunque el caso del brasileño no se parezca al del costarricense. El desembolso hecho para reclutar a Borges fue mínimo, mientras que se pagaron cuatro millones por su compañero. Cuando se abrió el mercado de fichajes, hubo interés de un conjunto de los Emiratos por contratar al mediocentro con pasaporte italiano, pero la operación no ha cuajado hasta la fecha. Su salida no trastocaría los planes de Natxo González y facilitaría los de Carmelo del Pozo, quien ya mencionó hace unos días que la baja estaría cubierta con Expósito, pero si se suma a la de Borges y a las dudas sobre el futuro de Krohn-Dehli, el resultado es la obligación de contratar refuerzos para la medular.

El director deportivo se comprometió durante la presentación de Diego Rolan a poner al servicio del entrenador «dos muy buenos por puesto», aclarando que «serán seis mediocentros» porque el nuevo técnico blanquiazul «juega con tres por dentro».

Así lo hizo durante el único duelo de pretemporada disputado hasta la fecha. En esa breve pachanga disputada con el Fabril el sábado, Mosquera, Bergantiños y Expósito coincidieron en el primer once dispuesto por Natxo. Fueron la base de un rombo rematado por Carles Gil en la mediapunta. El míster confirmó en sala de prensa que la propuesta no es distinta a la que empleará una vez que arranque el campeonato, aunque la disposición de los centrocampistas pueda variar. «Es importante dominar varios registros», manifestó en su comparecencia ante los medios.

Carlos López

Confirmada la continuidad de los coruñeses y el paso al frente del catalán, hay tres plazas en el aire. El jugador del Fabril Carlos López arrancó la pretemporada con el primer equipo, pero enseguida sufrió un percance que le ha mantenido trabajando al margen del grupo. Está en condiciones de alternar apariciones a las órdenes de Natxo y de Tito Ramallo, pero aún contando con él y con la continuidad de Michael Krohn-Dehli, el Deportivo tendrá que fichar al menos un jugador más para el rombo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El centro del campo del Dépor también precisa refuerzos