Bergantiños, el antihéroe del Dépor

«No creo en los líderes», avisa el coruñés, hincha antes que jugador, y capitán del nuevo proyecto


El capitán ya está de vuelta. Álex Bergantiños volvió a posar ayer con su camiseta blanquiazul del dorsal cuatro y, como si su último año de préstamo en Gijón nunca hubiera transcurrido, todo volvió a encajar. «Me veo sumando -comentó en su regreso a Abegondo-, no creo en los líderes, el fútbol tiene que ser colectivo. Hay que hacer una plantilla de veintitantos y gente del filial en la que estén todos implicados y primando el colectivo por encima de todo». En una comparecencia muy alejada de la típica declaración de bienvenida de pretemporada, el mediocentro reconoció que hubo errores que no se gestionaron bien, pero evitó pasar página de una última campaña que él sufrió desde Gijón y que aún hace daño a un profesional como él, antes aficionado que jugador.

«Lo fundamental es que el Dépor vuelva a ser un equipo del que se habla por su afición, por su campo, por su historia y por lo que hace cada fin de semana, pero los últimos años por desgracia se ha sido noticia por otras cosas y es lo que hay que cambiar», afirmó. El centrocampista, de 33 años, puso el dedo en la llaga y, cuestionado por cuáles fueron los errores para no volver a cometerlos, insistió: «Hubo cosas que salieron (en prensa), otras que no, y hay que cambiar esa mentalidad de no pensar primero en el colectivo. Todos los jugadores queremos jugar, pero hay que mantener un clima y unas bases del respeto por el trabajo. Había que cortar algunas actitudes y es lo que pecamos todos, yo me incluyo».

Bergantiños no quiso abundar en esos fallos, a los que señaló como «cosas que no se gestionaron bien, que se van sembrando y que acaban desembocando en un descenso» como el que el Deportivo sufrió al final de la última temporada.

Cultura de esfuerzo

Desde su función ahora con el brazalete en el brazo se mostró decidido a arreglar la situación generada y pronunció por primera vez en Abegondo tres palabras que se van a repetir mucho: cultura de esfuerzo. «Tenemos que integrar a todo el mundo y generar otra vez una cultura de esfuerzo colectivo que creo que es lo que hizo que en los últimos años quizá plantillas con potencial superior no consiguieran llegar al rendimiento que tenían. Visto desde fuera, se percibe un poco de desconexión en ese aspecto, la gente necesita que el equipo dé esa sensación colectiva», añadió.

En ese afán por formar un equipo antes que gestar un ascenso, puso como el descenso del 2011. «Tengo como un recuerdo positivo cuando se bajó por primera vez en estos años. Creo que ahí se reforzó el sentimiento entre club y afición, y como deportivista y coruñés me gustaría tender un poco hacia eso, hacia ese sentimiento que reactivó a todo el mundo y unió a la afición y al equipo. Tenemos que buscar eso en un año complicado, en una Segunda totalmente diferente a la de esa época. La gente lo va a entender y va a estar con el equipo, si el equipo logra hacer ese trabajo colectivo y estar lo más cercano posible a su potencial», dijo.

Así, el jugador, al que le queda contrato por la temporada que va a comenzar y la posibilidad de prorrogarlo posteriormente, auguró «un año complicado», porque la categoría de plata es «la más igualada del mundo». «Es preciosa de ver desde fuera, pero desde dentro se sufre mucho. Hay que ser razonables. El objetivo tiene que ser estar arriba, peleando el ascenso, pero sabiendo que va a haber muchas ciudades y equipos en nuestra misma situación», comentó.

Bergantiños: «Me veo sumando, no creo en los líderes»

Pedro Barreiros

El coruñés regresa al Deportivo contento por los cambios que está viendo en el club

El nuevo capitán ya está aquí. Álex Bergantiños ha vuelto a posar con su camiseta del número cuatro y, como si el tiempo nunca hubiera pasado, todo ha vuelto a encajar. «Me veo sumando -ha comentado en sus primeras palabras de vuelta a Abegondo-, no creo en los lideres, el fútbol tiene que ser colectivo. Hay que hacer una plantilla de veintitantos y gente del filial en el que estén todos implicados y primando el colectivo por encima de todo». El mediocentro coruñés ha reconocido errores en su anterior etapa en el club que ahora se están arreglando. «Hay cosas que no se hicieron bien en todos los aspectos desde dentro de la plantilla y del club en el pasado y es en lo que hay que mejorar. Lo fundamental es que el Dépor vuelva a ser un equipo del que se habla por su afición, por su campo, por su historia y por lo que hace cada fin de semana, pero los últimos años por desgracia se ha sido noticia por otras cosas y es lo que hay que cambiar».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Bergantiños, el antihéroe del Dépor