Alex Cobo: «Este play off es un premio, pero no nos conformamos solo con esto»

El meta afronta el encuentro de esta noche como una oportunidad para el crecimiento del grupo


Treinta y ocho partidos de Liga. Casi tres mil quinientos minutos de juego. Tres entrenadores. Y unas semanas de incertidumbre por el temor de que alguien consiguiera desde un despacho romper su ilusión de jugar la fase de ascenso. La mala temporada del primer equipo ha impedido que el Fabril luche por ascender a Segunda. Pero el filial inicia hoy la fase de ascenso con otros objetivos, pero sin falta de ilusión. Así lo ve Alex Cobo (Sant Boi de Llobregat, 1995), uno de los veteranos del equipo de Munúa, que esta noche (20 horas) podría defender la meta blanquiazul en el campo del Extremadura en el partido de ida de la primera eliminatoria.

-¿Cómo se afronta esta fase sin el objetivo prioritario?

-Pues con otros alicientes. Está claro que el objetivo prioritario de un play-off es ascender, pero cuando ya sabes que no puedes, te lo tomas de otra manera. Manteniendo la ilusión pero por vivir la experiencia. Yo jugué uno con el Lleida y fue una sensación inolvidable. Por eso estábamos sufriendo ante el temor de que nos lo quitaran.

-¿Qué tienen de diferente a otros encuentros?

-Pues que cada uno cuenta como diez... El ambiente, la responsabilidad que hay... Es todo diferente. En la Liga no en todos los partidos tienes un rival enfrente que se juega tanto como aquí. Sí nos pasó la semana pasada, que aún no era play-off pero ya tuvimos la primera experiencia en Toledo. Con un equipo que se jugaba la temporada. Esas situaciones te curten.

-¿Mucha presión en Toledo? ¿Qué pasó?

-No, nada. Pero se notaba que habían invertido mucho dinero y no podían permitirse bajar... Yo no estaba en el campo, sino en el banquillo, pero notabas que había presión por parte de los rivales a mis compañeros. Incluso cuando los laterales se acercaban para sacar de banda, el entrenador rival diciéndoles que no había nada en juego y tal... Seguro que en el play off nos pasa algo parecido.

-En lo personal, tras una temporada de entrar y salir en el equipo, le tocará jugar en la fase. ¿Cómo ha llevado el año?

-Está claro que cuando juegas lo llevas mejor que si no lo haces. Pero no puedo reprocharle nada a nadie, ni a Francis ni a ningún entrenador. Solo puedo aprender y seguir aprendiendo de mi compañero. Jugué catorce partidos y ahora el play off. Tampoco tengo queja.

-No es habitual que los porteros hagan ciclos de partidos y fuera. ¿Lo entiende?

-Habitual, claro que no es. Y al que juega, le viene mejor que no suceda esto. De hecho, cuando estás ahí, ves que haces tres partidos buenos y a la semana siguiente te vas al banquillo, pues cuesta. Pero estaba clara la igualdad y la apuesta era esa.

-¿En algún momento pensó que quizá podía haber sido usted y no Francis?

-Lo primero que he de decir es que me alegré un montón por él, porque es un gran compañero. Pero claro que piensas que podías haber sido tú. La semana anterior a su debut, estuve yo con el Dépor.

-Le queda este año y, si el Fabril no baja a Tercera, el club puede ejecutar otro más. ¿Qué expectativas tiene?

-Pues mi idea es continuar. Al pasar a mayor de 23 es más difícil subir al primer equipo. Pero la ilusión está ahí.

La «Fabrilia» nació en la carretera

X. Fernández

La excelente relación del plantel, clave en el gran rendimiento del filial del Dépor en un curso muy complicado

«Para llegar al quinto infierno, donde cantaré de nuevo». Diez horas de bus, cenar, dormir, desayunar, pasear, comer, dormir, saltar al campo, jugar, diez horas de bus... El Fabril volverá hoy a la carretera y rodará sobre asfalto conocido hasta que enlace, a la altura de Benavente, la versión española de la Ruta 66. Por la Autovía del Noroeste, que va de Arteixo a Moncloa con parada en la ciudad deportiva de Abegondo, han ido gastando pista los coruñeses, de arriba al centro y de vuelta. En autobús han viajado planes de victoria, partidas de pocha, bromas, charlas personales, breves análisis postpartido, lágrimas por una victoria que el colegiado no vio, y hasta una foto de familia. O de Fabrilia, como discurrió Uxío aquel día camino de San Sebastián de los Reyes, en el viaje que alumbró el término que da nombre a una gesta mayor. La de poder ascender después de ascender, pese a múltiples lesiones, repentinos cambios de entrenador, o el descenso del hermano mayor.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Alex Cobo: «Este play off es un premio, pero no nos conformamos solo con esto»