Buscando por tercera vez la buena ola

TORRE DE MARATHÓN

Paco Rodríguez

Desde el 2007 solo seis equipos han logrado ascender a primera tras perder la categoría el año anterior

05 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Celta, Real Sociedad, Nástic, Zaragoza, Murcia, Levante, Betis, Numancia, Recreativo de Huelva, Valladolid, Tenerife, Xerez, Deportivo de La Coruña, Hércules, Almería, Villarreal, Sporting de Gijón, Racing de Santander, Mallorca, Osasuna, Córdoba, Elche, Rayo Vallecano, Getafe, Granada, Las Palmas y Málaga. Son los veintisiete equipos que desde la temporada 2006-2007 han saboreado la amargura de un descenso a segunda. El club de los números rojos. Siete de ellos (Celta, Real Sociedad, Levante, Betis, Villarreal, Getafe y Rayo Vallecano) son hoy, ya con todas las garantías, equipos de primera división. Sporting o Zaragoza podrían serlo en no demasiado tiempo. Seis ya no forman parte del fútbol profesional (Murcia, Recreativo, Xérez, Hércules, Rácing de Santander y Elche) mientras que el resto, o bien llevan años sufriendo las tortuosas curvas de la segunda división, o bien están ya preparando su equipaje para su llegada, nunca grata, a la categoría más dura del fútbol español.

Desde que el balón empezó a rodar en España, a todos, menos a tres, les ha tocado alguna vez hacer ese viaje. Lo importante es el billete. La ida es segura. La vuelta es incierta. Lo saben en Zaragoza, un equipo con vitrina de relumbrón europeo. El recuerdo de Pardeza levantando la Recopa, así como el de sus seis Copas del Rey, solo sirvió para que la caída levantase aún más polvo. Hoy se aferran, conscientes de su nueva realidad, a triunfar en el play off de ascenso.

Desagradecida, rocosa, exigente y, por encima de todo, muy larga. Larguísima. Solo seis equipos en las últimas once temporadas han logrado la machada. Bajar, recuperarse y ascender de nuevo en apenas doce meses. Uno de ellos es el Deportivo que es además el único en haberlo hecho en dos ocasiones. La primera de ellas con récord de puntos en la categoría gracias a un equipo muy por encima de sus rivales. Aranzubía, Zé Castro, Colotto, Guardado, Valerón o Riki. Volvió a hacerlo dos años después. Con más sufrimiento y por detrás del Eibar de Mendilibar que empezaba su sueño en primera.