El partido del clavo ardiendo

El Dépor y el Málaga agotan su última bala con un halo de esperanza tras su imagen del domingo


Pocas veces un partido de fútbol puede tener tanta incidencia en el desarrollo de la competición y los protagonistas son conscientes de ello. Los dos peores equipos de la Liga, en cuanto a resultados e imagen se refiere, se miden hoy en un duelo que puede dejar a uno totalmente noqueado y al otro con respiración asistida o puede situar a ambos camino de la autodestrucción. Será dos días antes de que el tercero y el cuarto por la cola diriman también sus diferencias en Valencia, lo que convierte esta trigésimo primera jornada en decisiva en la lucha por la salvación.

En A Coruña, Deportivo y Málaga se miden esta noche (21 horas, beIN LaLiga) en un encuentro que no dejará margen de maniobra al que no consiga sumar los tres puntos, en la lucha casi más de fe que real de ambos por salvar la categoría. No es un partido más. Es un clavo ardiendo al que tratan de asirse dos condenados a la silla eléctrica que buscan un milagro que les permita evitarla.

Un duelo que hace solo una semana ambas aficiones lo hubiesen calificado como intrascendente entre dos equipos condenados a Segunda, pero que la imagen ofrecida la pasada jornada por los dos contendientes ha hecho devolver, en parte, la ilusión de la hazaña, principalmente en Málaga. El conjunto de José González llega a Riazor con el deportivista cedido Diego Rolan en sus filas, después de haber sumado, frente al Villarreal, la primera victoria en meses. El de Clarence Seedorf lo recibe tras haber firmado el mejor encuentro de su etapa, aunque con la decepción de no haber sido capaz de transformarlo en un triunfo.

Anunciaba el técnico blanquiazul hace solo cinco días que el duelo del Metropolitano tenía que hacer creer sí o sí a su hinchada. Y eso lo decía el holandés sin conocer aún que Riazor es un campo maldito para el Málaga. Este dato le haría enfatizar más su esperanza.

Desde que ambos conjuntos se reencontraron en Primera División, en el ejercicio 1999-200, tras la refundación del club andaluz, el equipo de la Costa del Sol solo ha conseguido una victoria y un empate en el feudo herculino, por doce victorias de los locales. Veintisiete goles ha celebrado la hinchada deportivista por solo ocho de la malaguista.

Pero, como dice Seedorf, vivir del pasado no alimenta y al Dépor solo le sirve ganar esta noche en el inicio de una jornada tras la cual, el o los que no ganen podrán iniciar la preparación del próximo ejercicio en la división de plata.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El partido del clavo ardiendo