Lucas: «Es hora de convencer con hechos. Las palabras se las lleva el viento»

El delantero entiende el malestar del aficionado ante la falta de argumentos mostrada por los futbolistas en los partidos


A Coruña

En cuanto el piloto rojo de la cámara se enciende, Lucas cambia su semblante. Directo. Explicativo. Hablador. Con ganas de convencer a la gente. Muestra su imagen más lanzada. Esa de echarse todo a su espalda y dar la cara. Pero detrás hay semanas y semanas de fútbol sin premio. De pitos. De pintadas en su antiguo domicilio. Pero no se rinde. Y sigue tratando de convencer a todo el mundo de que es posible. De que tiene que llegar la primera victoria que conduzca a unas cuantas más que den la salvación. Porque él cree. Y así trata de transmitirlo. Aunque sabe que es difícil.

«Es hora de convencer con hechos. Las palabras se las lleva el viento. Pero es cierto que necesitamos una victoria que nos haga coger confianza. Otros años hay equipos que han escalado posiciones desde muy abajo. Por qué no podemos ser nosotros esta temporada», explica atrevido el de Monelos.

«Vamos a Madrid con el mismo espíritu de los partidos anteriores. No queda otra. Sabemos que es un rival muy complicado en su campo. Que es difícil puntuar. Que muy pocos lo han hecho. Todo eso lo sabemos. Pero vamos con la necesidad de sacar los tres puntos. Y tenemos que hacerlo», reflexiona.

No pierde la compostura pero está rabioso. Vino al Dépor para cumplir un sueño y lejos de hacerlo, puede acabar con el equipo de su vida en Segunda División. Y eso le hace daño. «Quedan nueve jornadas. Necesitamos puntuar de tres en tres. Lo que más rabia me da es que no hayamos conseguido ganar ninguno de los últimos partidos en casa, que creo que lo merecimos. Y por eso estamos desilusionados. Con ganas de que salgan las cosas, algo que no sucede desde hace mucho tiempo,. Venimos con ese sentimiento. Pero no nos rendimos. Seguimos intentándolo. Trabajando día a día. Porque no conozco otra manera de lograrlo que no sea con trabajo», subraya.

Trabajo que él ofrece sin recompensa. Al contrario, La respuesta son pitos. Entiende a la hinchada. Nunca va a decir una palabra contraria a esa gente que tanto le dio. Pero está dolido. Triste. Apagado: «Cuando las cosas no salen me voy para casa jodido. Quiero estar solo. No conozco a ningún jugador del mundo que se vaya contento cuando la situación es como la nuestra. Tenía muchas ilusiones puestas en esta temporada. Y las cosas no están saliendo. Pero no me siento presionado. Sí jodido. Y con ganas de darle la vuelta para que la gente vuelva a ilusionarse y creer que es posible. Pero depende de nosotros», reflexiona con la esperanza de que el estreno en el Metropolitano pueda marcar el antes y el después de este Dépor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Lucas: «Es hora de convencer con hechos. Las palabras se las lleva el viento»