La paradoja del Fabril

El filial lucha por el título y podría jugar su segundo «play off» de ascenso a Segunda A en 20 años, pero no subiría si el Dépor acaba descendiendo


La paradoja del Fabril. Un equipo que va camino de hacer la mejor temporada de su historia, que puede luchar por el ascenso por segunda vez en veinte años, pero que podría verse obligado a renunciar a un teórico salto a la categoría de plata por el lamentable y paupérrimo rendimiento que está demostrando el primer equipo, antepenúltimo y a siete puntos de la permanencia.

El Fabril, tercer clasificado y en plena pelea por el título de Segunda División B, podrá jugar, eso sí, en cualquier caso, el play off de ascenso a Segunda A, siempre que se clasifique y el Deportivo lo considere oportuno. Así lo aclara la circular número 5 emitida en el mes de julio por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). «Los cuatro primeros clasificados de cada uno de los grupos participarán en la segunda fase de la competición, salvo que por condición de filiales o dependientes no pudieran optar al ascenso, ocupando su plaza el inmediatamente mejor clasificado. Pero ello en el bien entendido caso de que, si por la disparidad de calendario, no pudiera conocerse el puesto en la clasificación definitiva que ocuparán los patrocinadores o principales, si bien con expresa significación de que tal participación nunca podrá implicar su ascenso en el supuesto de que se consumara la compatibilidad con su patrocinador o principal».

Y esta es la excepción a la norma que relata la federación. La Liga de Primera División se acaba una semana más tarde que la de Segunda B, pero aún en el caso de que el Deportivo llegase descendido a esa última jornada, la federación podría permitirle jugar el play off si el club coruñés lo estima oportuno y no renuncia. «Imagínese que se produce otro caso Elche, como el que ocurrió en el 2015, en el que el Eibar recuperó su plaza en Primera División en el mes de julio. El Deportivo podría salvarse en ese caso a pesar de ser decimoctavo y con todas las competiciones acabadas. Existe esa mínima opción y por ello no se le podría impedir al filial que juegue y luche por ese ascenso hasta el final. Otra cosa es que el club principal vea esa posibilidad como remota y no quiera seguir jugando», explican a La Voz fuentes federativas.

Con el principal en Segunda A, no

Por tanto, el Fabril tendría derecho a disputar todo el play off e incluso a ganar la plaza de ascenso, que luego se le otorgaría a otro conjunto en el caso de que se consumara la caída del primer equipo a Segunda, ya después de que se agotaran la posibilidades de los descensos administrativos. «Otro caso diferente sería si el equipo principal estuviera en zona de descenso a Segunda B y el dependiente luchando por subir a la categoría de plata. Ahí ya no habría opciones, ni remotas, y en ese caso ya no se le permitiría jugar el play off de ascenso al equipo patrocinado», agregan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

La paradoja del Fabril