Andone y Lucas, bienvenidos


Se cumple hoy una efeméride que nunca pensamos en recordar. Todos confiábamos en que Andone y Lucas iban a marcar juntos en más partidos que aquel de la primera vuelta de la victoria frente al Getafe en Riazor. No sabíamos si el coruñés, de regreso a casa, enseñaría a su compañero el polideportivo del Barrio de las Flores, allí donde comenzó a soñar con vestir la blanquiazul, o si juntos sacarían a pasear al perro del rumano, el simpático Bartolomeo, por el paseo de O Burgo. No hacía falta. Pero a todos nos parecía que estaba más claro que el agua del embalse de Cecebre que ambos se iban a hinchar a goles esta temporada, para glorias y alegrías del Dépor.

Pues resulta que no. Hay algo en sus indiscutibles virtudes de delanteros que los ha separado en el campo como si fuesen agua y aceite. Igual que ese puzle incompleto al que le falta una pieza para casar, o de la misma forma que dos motores, que para funcionar uno debe apagarse el otro, porque si no, saltan los plomos de toda la casa. Solo en aquel lejano partido de septiembre o noso 10 y o noso 7 llevaron al alimón a su equipo hacia los tres puntos y una sufrida remontada. Qué tiempos aquellos de la puesta a punto de la plantilla y del paso de las primeras jornadas, cuando todos soñamos despiertos mientras intercambiamos cromos y hasta formamos sobre la mesa del bar alineaciones de vasos, platillos y servilleteros sobre cómo jugaría el equipo. Siempre rematadas por Andone y Lucas, claro. Luego llega la realidad, y resulta que el equipo va en puestos de descenso y lleva cuatro partidos sin ver portería. Por eso, porque la Liga aún espera al Dépor, bienvenidos, Andone y Lucas. Este es vuestro partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Andone y Lucas, bienvenidos