Seedorf, el Milan y las peñas

Las peñas recordaron al entrenador del Dépor la remontada contra el gran equipo de Ancelotti

El 4-0 del Dépor al Milan

El estadio municipal de Riazor fue el viernes escenario de la reconciliación de la afición del Deportivo con sus jugadores. El esfuerzo realizado por los futbolistas fue recompensado con un estadio entregado y un aplauso final, que entusiasmó a Clarence Seedorf.

El holandés, que sufrió en sus carnes los grandes ambientes de antaño de Riazor tanto con el Real Madrid que nunca ganaba en A Coruña, y el Milan del 4-0, echaba de menos esa comunión en su etapa como técnico. Y, por este motivo, esta semana quiso mantener un encuentro con la hinchada y se reunió con una pequeña representación de la federación de peñas. En ese encuentro recordó aquellas noches en las que aseguraba el rival salía ya con un gol en contra y que tanto influían en el rendimiento tanto del local como del visitante.

Ayer, tras el empate del pasado viernes frente al Espanyol, el entrenador holandés mantenía en el recuerdo aquellas gradas llenas y animosas de antaño. Tanto que colgó una imagen en su cuenta de Instagram en la que hacía referencia a que había encontrado en el estadio una cinta de vídeo del milanazo y que el ambiente del día anterior le había recordado a aquellos tiempos.

El entrenador blanquiazul es consciente de que para que el Dépor mantenga la categoría va a ser fundamental que el estadio esté a su lado. Es una sensación que también tiene la plantilla, como demuestra que el discurso de ayer de Pedro Mosquera. El capitán blanquiazul quiso agradecer, «en nombre de todos mis compañeros», el respaldo mostrado por la afición blanquiazul, de la que dijo «es un ejemplo». Y no solo por el cariño mostrado el viernes, «sino por cómo actúan siempre».

Pedro Mosquera: «Jugando como ayer podemos ganarle a cualquiera»

Alexandre Centeno

Tras el  buen partido contra el Espanyol, Mosquera amplía hasta final de Liga las posibilidades de sumar puntos

En las matemáticas del deportivismo figura la jornada 31 como esa en la que la permanencia debe quedar, prácticamente, asegurada. A continuación, con la única excepción de la visita a Leganés, tocan rivales de la parte alta de la clasificación: Athletic, Sevilla, Barcelona, Celta, Villarreal y Valencia. Un complicado fin de temporada en el que parece difícil  que el conjunto coruñés pueda hacer lo que hubiera hecho con anterioridad. Sin embargo, Pedro Mosquera cree que hay un antes y un después del partido de ayer contra el Espanyol. La buena imagen dejada por el conjunto blanquiazul, principalmente en la segunda parte, hace albergar esperanzas al coruñés que asegura que "jugando como ayer podemos ganarle a cualquiera". Y echa mano de pasadas temporadas en la que los gallegos dieron la cara ante rivales como el Barcelona, el Villarreal o el Atlético de Madrid.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Seedorf, el Milan y las peñas