El Dépor gana un punto y merece tres

La Voz

TORRE DE MARATHÓN

Cesar Quian

Riazor aplaudió el esfuerzo y la mejoría de un equipo que sigue sin ganar, pero vuelve a creer

23 feb 2018 . Actualizado a las 23:53 h.

El décimo partido sin ganar del Dépor se convirtió en el de la resurrección anímica. Todo el estadio aplaudió con sinceridad el esfuerzo y la buena segunda parte de un equipo que recuperó sensaciones, aunque el empate final no le alivie en la clasificación, donde su situación sigue siendo dramática. A falta de que se desarrolle toda la jornada, la permanencia se acerca ahora a dos puntos y el golaveraje.

De inicio, los minutos se contaron con bostezos. El disparo de Mosquera en la primera jugada, que Diego López paró al lado del palo no fue más que un espejismo del exasperante centrocampismo con que el primer período transcurrió. El Dépor se mostró serio en defensa, pero también previsible y monótono con el balón, que casi parecía que le enfadaba, de tantas malas patadas que le dio. No mejoraba el panorama un Espanyol que perdió un sinfín de pases.

El juego solo se animó un momento para que los dos equipos marrasen sus ocasiones más claras. Abrió el fuego el Espanyol. Baptistao remató fuera solo en el segundo palo un gran centro de Granero, mientras en el área visitante Cartabia se inventó un disparo que golpeó la parte externa del palo. Aún se animó un poco más el Dépor, con un pelotazo de Mosquera que Andone, al galope hasta el área, cruzó demasiado ante Diego López, pero también el Espanyol se pudo ir al descanso en ventaja en un error de Juanfran que Piatti sirvió a Baptistao, pero este cabeceó cerca del palo.

La segunda parte comenzó por los mismos derroteros de convertir el partido en un secarral. Otra vez unos y otros más preocupados de no equivocarse, que de proponer algo. El plan deportivista de robar y servir en profundidad a la carrera de Andone contra la defensa espanyolista. Pero, claro, el rumano casi siempre fracasó.

Cómo debió ver Seedorf el fútbol deportivista para que diese entrada a Çolak, en sus primeros minutos desde la llegada del holandés, con el que incluso se había quedado fuera de la convocatoria de Mendizorroza. Su salida devolvió los ánimos tras el penalti fallado por Lucas que él mismo había forzado. Diego López adivinó la intención, a su derecha, y detuvo el disparo.

El Dépor no se derrumbó. Se inclinó por dominar el balón y descubrió las costuras del Espanyol. Con el turco como director de orquesta, Luisinho buscó la escuadra tras la jugada más elaborada del Dépor en todo el partido, con una docena de toques.Y mereció otra vez el gol a un cuarto de hora del final. Çolak la colgó a la frontal del área pequeña, pero el cabezazo del rumano se estrelló en el larguero.

Mientras su equipo surfeaba la ola buena, salió Muntari y la portería volvió a inclinarse sobre la meta espanyolista, donde un santo gallego lo salvó de la derrota.

- Ficha técnica:

0 - Deportivo: Rubén Martínez; Juanfran, Schär, Eneko Bóveda, Luisinho; Guilherme, Mosquera (Muntari, min.82); Lucas Pérez, Fede Cartabia (Çolak, min.65), Adrián López; y Florin Andone (Borja Valle, min.89).

0 - Espanyol: Diego López; Víctor Sánchez, Duarte, David López, Aaróna; Piatti (Jurado, min.73), Darder, Carlos Sánchez, Granero (Marc Navarro, min.80); Baptistao (Sergio García, min.68) y Gerard Moreno.

Árbitro: Fernández Borbalán, del colegio andaluz. Mostró amarilla a Florin Andone (min.16), Mosquera (min.33), Schär (min.60), Fede Cartabia (min.62), Bóveda (min.83), del Deportivo; y a Víctor Sánchez (min.42), del Espanyol.

Incidencias: Partido de la vigésimo quinta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Riazor ante 18.139 aficionados. Antes del partido se guardó un minuto de silencio por el ertzaina Inocencio Arias, que falleció en el transcurso de los incidentes que se produjeron antes del encuentro de la Liga Europa que disputaron este jueves en Bilbao el Athletic y el Spartak de Moscú.