Poca pólvora para tanta mecha

TORRE DE MARATHÓN

GONZALO BARRAL

La acumulación de hombres de ataque no ha derivado en mayor producción ofensiva en el Dépor, que en Vitoria cerró su primer partido sin tirar a puerta

20 feb 2018 . Actualizado a las 23:34 h.

Aquella carrera de Bakkali. Metros de hierba, zapatazo y cuero al palo, por el lado de fuera. Ni red ni rechace. Lo más parecido a un tiro a puerta en hora y media de desesperante ejercicio de movimientos sin coreografía en las inmediaciones del área del Alavés. Pacheco podría haber acudido al encuentro vestido de lagarterana que solo en el estadio se habrían percatado. Las cámaras apenas enfocaron la meta de los vitorianos, sobrevolada por el chut del extremo belga, tres saques de esquina y otros cuatro disparos que murieron de camino o se perdieron lejos del portero. Dos tiros de Bakkali, uno de Guilherme, otro (rechazado) de Albentosa y uno más (interceptado, también) de Luisinho. Entre Adrián, cedido por el Porto, Lucas, prestado por el Arsenal, y Andone, pretendido por el séptimo de la Premier, sumaron cero remates; ni hacia meta, ni hacia fuera.

Es la octava vez en que el Deportivo se queda sin marcar en un encuentro esta campaña, la tercera de forma consecutiva. El problema cuando llegó Seedorf parecía ser defensivo, y es cierto que aunque el conjunto blanquiazul sigue siendo el mayor encajador del campeonato (53 goles en contra), con el holandés solo ha concedido de momento un tanto por partido. Suficientes. La falta de producción en ataque ha derivado en dos derrotas por la mínima.

La escuadra coruñesa solo ha vencido un choque con cierta holgura. Fue en Las Palmas, única victoria del curso a domicilio, con un par de tantos de margen. Pero el estreno liguero de Cristóbal no encontró continuidad. La otra victoria en las trece citas que dirigió el técnico fue por 1-0 frente al Lega. Su reemplazo sorprendió al debutar alistando cuatro atacantes natos ante el Betis. A los tres delanteros disponibles les añadió al extremo de características más ofensivas entre cuantos forman el plantel. El Deportivo chutó entonces ante el Betis dos veces a puerta. Una de Fede, llegado desde el banquillo, y otra del lateral izquierdo, Luisinho.

El tercero con menos puntería

La falta de puntería no es sin embargo un nuevo mal. Seedorf entrena al conjunto que más tiene que disparar para que la pelota tome el camino que pasa entre los tres palos. Lo era antes de que él llegara, pero el dato aún ha empeorado. Es tercero por la cola en cantidad de tiros que van a puerta, pese a figurar como el séptimo que más lo intenta entre los equipos de la Liga.

Lucas ya era también el ariete con peor frecuencia de disparo del campeonato, aunque a cambio liderara la estadística de envíos al área en el frente de ataque. Ahora, a la escasez de intentos se ha sumado Andone. Infelices entre tanta compañía.

El salvador pacto del Manjar

Alexandre Centeno

Hace poco más de diez años, el Deportivo vivía una situación parecida a la actual. Ocupaba la penúltima plaza en la tabla, con 17 puntos tras 20 jornadas (los mismos que ahora con 23), a cinco de la salvación. La escuadra blanquiazul acababa de perder en Almería por 1-0 y Miguel Ángel Lotina buscaba un golpe de efecto.

Fue entonces cuando habló con sus jugadores y los citó para almorzar en el restaurante El Manjar. Quería analizar la situación, intercambiar opiniones y buscar soluciones. A la reunión lo acompañó Ribera, por parte del cuerpo técnico, y en representación de los jugadores estaban Manuel Pablo, Valerón, Sergio, Lopo, Riki y Juan Rodríguez. En el transcurso del encuentro se llegó a la conclusión de que había que apretar en defensa y que la zaga de cinco podía ser una buena solución. Así se selló el pacto del Manjar.

Seguir leyendo