«Quiero esta intensidad los 90 minutos»

El nuevo entrenador del Dépor abrió su etapa con la primera de las tres dobles sesiones de la semana


Seedorf va a acabar afónico antes de llegar al partido del lunes contra el Betis. Tras el breve entrenamiento matinal, marcado por una extensa charla previa y la comida posterior de jugadores y técnicos en un hotel de la ciudad, en la sesión vespertina dejó las primeras pinceladas de su librillo. Didáctico, participativo, dialogante, intenso y trabajador, el nuevo entrenador deportivista no perdió el tiempo y, al término de un ejercicio, hasta dejó una frase para grabar a fuego en el ideario de la plantilla. «Si jugamos con esta intensidad, va a ser muy difícil que cualquier equipo pueda hacer tonterías con nosotros», dijo a sus jugadores ante una treintena de aficionados que desde la valla escrutaron el estreno con una mezcla de expectación y pesimismo.

«Tenías que jugar tú», le gritó un seguidor deportivista que vio cómo el exfutbolista, mientras su ayudante Valerio Fiori seguía la sesión desde un segundo plano, participaba como uno más en el calentamiento. Bajo las órdenes de Julio Hernando, que dirigió el trabajo físico, y mientras Franganillo grababa todo desde la torre que mira hacia los campos dos y tres de la ciudad deportiva, el holandés demostró calidad técnica para recibir el balón y desplazarlo con mucha limpieza y fina puntería.

Torre de Marathón analiza la llegada de Seedorf para entrenar al Dépor El programa analiza al nuevo entrenador del equipo

Luego, en un ejercicio de posesión en el que dividió al equipo en dos bandos y puntuaba el que más toques daba, tomó el silbato. Animó mucho a sus futbolistas, pero sobre todo no dudó en parar la tarea cada vez que quiso explicarles algo. El resultado fue de 12-3, y al acabar se oyó que les dijo: «¿Sabéis por qué?» Y les indicó que el ejercicio no solo iba de tener el balón, sino sobre todo de desmarcarse y abrir líneas de pase lejanas que dificultasen la presión al contrario. Y eso lo habían entendido muy bien los de peto amarillo, pero muy mal los de camiseta azul. La explicación caló, porque la tarea se repitió a continuación, pero con un marcador mucho más apretado. «Esta es la base, quiero esta intensidad los noventa minutos», les dijo luego.

Y llegó el partidillo con nuevas consignas: «Cuando robo, la obsesión tiene que ser ir hacia delante», «cuando presiono, no quiero la defensa con el culo atrás, tenemos que ir todos juntos». Lucas sacó los córneres y se repitió el afán dialogante que ya hubo por la mañana. Algunas veces charló con todos juntos, otras, con un grupo de jugadores y también hubo conversaciones más personales de Seedorf o Fiori con un futbolista particular. Se les vio junto a Andone, Çolak, Schär, Bóveda, Albentosa, Lucas,... Con casi todos cambió impresiones, siempre gesticulante.

El Dépor llevaba hora y media de entrenamiento, pero aún quedaba otra novedad del holandés, el trabajo por líneas, que se repite hoy. Así, ayer por la tarde, mientras el resto de la plantilla volvía a los vestuarios, el técnico se quedó con la defensa frente a un ataque formado por él mismo, Hernando, Manu Sotelo y Fiori. Con una línea formada siempre por cuatro jugadores practicó diferentes movimientos y basculaciones. Unos, pegados a la frontal, y otros, adelantados hasta el círculo central, pero siempre con el primer sello de Seedorf.

Cristóbal cierra la puerta al salir

Xurxo Fernández

Abandona el Deportivo con una despedida elegante y reitera su negativa a seguir ligado al club

Esta es la historia de un adiós. No de un hasta luego. Se va el Cristóbal entrenador, y con él, el hombre de club. El técnico del filial y el apagafuegos del primer equipo cierra la puerta al salir. A la elegancia importada del lunes de Seedorf respondió el martes de Parralo con una despedida impoluta, de gentleman. «El presidente, cuando me comunicó la noticia del cese me dijo que no quería que me marchara, que quería que continuara -desveló el nuevo ex-, pero yo ahora mismo no me veo continuando en el club. Han sido meses duros, difíciles, que también te enseñan mucho, y ahora lo que quiero es descansar, resetearme y ver lo que me depara el futuro». En las cartas, Riazor solo aparece de lejos. «Siento que el trabajo no haya podido tener esa recompensa y solo deseo que el equipo salga adelante y consiga quedarse en Primera División. Solo pido que todo el mundo esté unido por la causa, porque no queda otra. No es tiempo de reproches ni de tirar balones fuera sino de estar todos juntos. Yo desde donde esté intentaré dar fuerza para que eso sea así». Ningún reproche a la directiva que lo cesó después de haber renovado, solo dos días antes, su confianza en él. «Quiero agradecer al presidente y al consejo que estén a mi lado en el día de mi despedida», subrayó por el contrario, extendiendo su gratitud a «trabajadores del club, medios de comunicación y sobre todo a la afición, que me ha apoyado desde el primer día hasta el último».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

«Quiero esta intensidad los 90 minutos»