Urgencias para el tercero del curso

Seedorf está obligado a revertir contrarreloj los males endémicos que le costaron el puesto a Mel y Cristóbal

.

Hasta hace unos días la pista de Clarence Seedorf se había perdido como la de tantos exfutbolistas de éxito que pican aquí y allá en busca de un resultado que les devuelva a la rueda del mercado. Al holandés lo rescató el Milan en el 2014, pero no consiguió ni clasificarlo para competición europea y su nombre volvió a moverse de despacho en despacho en busca de un contrato. No encontró un equipo mejor que el Shenzhen en China. Un mercado en el que sobra dinero, falta arraigo y donde terminó con un periplo más corto aún que en Italia. 22 encuentros tuvo en el Calcio y 14 en Asia. Ahora cuenta con 16 por delante para ganarse la confianza de un entorno desencantado y resucitar un equipo a la deriva, con cinco focos principales sobre los que actuar.

Mentalidad

Un equipo de brazos caídos pese a estar a solo tres puntos de la salvación. De acuerdo con el relato de la propia plantilla del Deportivo, el equipo ha hecho el ridículo, bajado los brazos y deambulado por el Bernabéu y Anoeta. El grupo ha dejado de creer en sí mismo. Al menos, así lo transmite. Por eso cuando el Levante marcó el 1-2 en Riazor, con solo 10 minutos por delante, el pánico se adueñó del Dépor. Al margen del hundimiento del equipo en la clasificación, retratado por el demoledor dato de sus dos puntos conseguidos sobre 21 posibles, está a solo tres de la zona de permanencia, cuando faltan por disputarse 16 jornadas. El margen, si el Deportivo abandona su espiral autodestructiva, resulta más que suficiente. Seedorf, un jugador con personalidad en el campo, necesita devolver la confianza al grupo y transmitir ahora a sus 24 jugadores que la permanencia es posible.

Trabajo defensivo

El peor saldo de goles desde 1957. El diagnóstico es claro. Lo fue ya desde el principio de liga para Pepe Mel y lo asumió Cristóbal Parralo en cuanto lo relevó en el puesto. La reconstrucción del Deportivo pasa por la fortaleza defensiva. Pero ninguno, pese a agitar las alineaciones, los esquemas y los protagonistas, lo consiguió. Con 51 tantos recibidos en 22 jornadas, el Deportivo no recibía tantos goles a estas alturas de curso desde la campaña 1956-57. Seedorf, que ha formado en centros del campo de todo tipo luciendo las camisetas del Ajax, la Sampdoria, el Madrid, el Inter, el Milan y el Botafogo, tendrá como primera tarea dotar de fortaleza a un equipo de plastilina. Porque el Dépor recibió doce goles en sus dos últimas salidas, a un Bernabéu donde puntuaban casi todos y a un estadio de Anoeta donde resucitó a la Real.

Ambiente en el vestuario

La gestión de un grupo donde continúan las diferencias. El rifirrafe entre Arribas y Andone, la discusión entre el rumano y Cristóbal en plena charla táctica y la última rabieta de Çolak con su abandono de un entrenamiento revelan un vestuario deshilachado. Así lo reconoció hace unos días Albentosa: «Por lo que sea no hay una gran unión». Seedorf, con experiencia en vestuarios donde abundaban los egos, ya dirigió a un Milan alicaído, y tendrá que fortalecer la cohesión en la caseta.

Jugadores clave

El rendimiento de Lucas, el papel de Valverde y el debate del lateral derecho. El éxito del Dépor de Seedorf dependerá en gran medida de activar tres focos en la alineación. Aunque ha sufrido una anémica producción ofensiva a su alrededor, el mejor Lucas habría bastado para situar al equipo al otro lado de la frontera de la permanencia. Pese a su juventud y los condicionantes de su papel de cedido, Fede Valverde se reivindicó en el primer tercio de liga como uno de los mejores futbolistas del Dépor. Pero los cambios de posición terminaron desdibujándolo, hasta acabar perdiendo el puesto en las últimas jornadas con Cristóbal. No hay en la plantilla un jugador tan prometedor, pero Seedorf lo necesita cuanto antes, también para tapiar una sangría defensiva que nace en la medular. En el carril derecho el Dépor necesita al mejor Juanfran ?este curso lejísimos del futbolista llegador y vertical del pasado? o la pretendida eficacia de Eneko Bóveda. Otra elección para Seedorf.

El debate sin resolver de la portería, un goteo de puntos perdidos

Rubén Martínez, Maksym Koval y Przemyslaw Tyton. A priori el conocimiento de Seedorf sobre los tres porteros del Deportivo parece limitado. Pero se trata del puesto que más puntos ha decidido, para mal, esta temporada. Una primera patata caliente para el entrenador holandés en una posición donde suele evitarse la alternancia en las alineaciones para dotar de confianza al elegido. El elegido debería continuar un tiempo.

Rubén, al que después de la llegada de Koval Cristóbal aguantó durante dos partidos, salió de Anoeta con más manchas en su expediente. El ucraniano lleva apenas dos semanas de entrenamientos en Abegondo. Y Tyton arrastra meses defenestrado hasta en las convocatorias, tanto con Mel como con Cristóbal. El análisis de Manu Sotelo puede pesar en la primera decisión de Seedorf sobre el portero titular, el lunes 12 de febrero contra el Betis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Urgencias para el tercero del curso