Fue un punto de realidad, sufrimiento y debilidad. En pocos partidos le ocurrirán tantas desgracias al Dépor como en el de hoy, cuando se le lesionó su mejor defensa, jugó en inferioridad casi una hora y acabó perdiendo el triunfo a diez minutos del final. El empate no colma ni el esfuerzo de sus futbolistas, ni las expectativas previas del choque contra un rival directo al que se contaba con vencer para arrancar la remontada. Pero como las excusas ya huelen a rancio en Riazor, el lunes solo quedará el raquítico punto conquistado, así como la sensación de que la permanencia se escapa y que este equipo se despide de Primera con una muerte dulce.

El empate empotra a los coruñeses con su tristísima realidad clasificatoria, pues este Dépor defraudó frente a los rivales más exigentes y ayer abrió el tramo de temporada que aspira que lo lleve a la permanencia con un raquítico punto frente a un Levante que llegaba después de cuatro derrotas consecutivas, pero que ayer en Riazor porfió hasta el final. Las posiciones de permanencia siguen a los mismos dos puntos de antes, pero la sensación es que hay una enorme montaña que escalar antes de pensar en acercarse a la decimoséptima plaza.

Cristóbal cambió la disposición táctica, pero no los nombres. Hasta la expulsión de Borges, el Dépor actuó con un mediapunta claro, Carles Gil, a la espalda de los tres delanteros y cubierto por los dos mediocentros. La primera parte le dio la razón, porque el trío atacante, como hizo en el Bernabéu, armó el primer gol, y Gil sirvió el espléndido pase que Andone transformó en el segundo poco antes del descanso.

El partido nació feo y mordido, repleto de faltas, revolcones e imprecisiones. En medio de tal desaguisado, el Dépor tuvo que hacer frente a la lesión de Sidnei, que sufrió un problema muscular en una carrera y fue sustituido por Bóveda, quien debutó así de central, y quedarse en inferioridad. Pero, así y todo, regresó al vestuario feliz y con medio triunfo en el bolsillo.

Lo abrió con una efectividad nunca vista y un buen gol a balón parado. Andone sufrió falta en la posición del lateral derecho rival, sacó Lucas al corazón del área y Adrián, solo, cabeceó a la red. Y cuando el Dépor rezaba para que llegase cuanto antes el descanso para reorganizar filas, una recuperación de Schär llegó a los pies de Carles Gil, quien desde la derecha sirvió en profundidad a Andone. En el mano a mano, este definió sin ponerse nervioso frente a Oier. La alegría explotó en Riazor.

El Levante, que había salido sin delanteros, regresó al campo con dos y la segunda parte se volvió eterna para los coruñeses, que se acordaron entonces de su mal balance defensivo y de la auténtica lluvia de goles que han sufrido esta campaña. Dominados por un rival al que, pese a la superioridad numérica, le costaba un mundo generar ocasiones, no dudaron en atrincherarse y defenderse simplemente. Mientras les duró la gasolina jugaron a la contra, cuando nunca subían más de cuatro deportivistas, y confiados a las carreras de Andone, el mejor de su equipo.

En directo: Deportivo - Levante

Claro que el cuadro visitante, sin molestias en el área propia, comenzó a asomarse demasiado a la contraria. Jason chutó alto desde el balcón del área poco antes de la última cabalgada del rumano. El Levante insistió por las bandas, donde el Dépor sufrió una agria sangría final. Por la derecha deportivista halló el oro que buscaba. En un suspiro, cuando apenas quedaban diez minutos para el final, dos goles de Ivi, el primero de disparo desde dentro del área y el del empate, un latigazo desde la frontal valieron un punto y cambiaron los aplausos de Riazor, hasta ese momento al amparo de su equipo, por una mezcla de aplausos y silbidos.

 Ficha técnica:

2 - RC Deportivo: Rubén Martínez; Juanfran, Schär, Sidnei (Eneko Bóveda, min.24), Luisinho; Borges, Guilherme; Lucas Pérez (Fede Valverde, min.41), Carles Gil (Navarro, min.75), Adrián López; y Florin Andone.

2 - UD Levante: Oier Olazabal; Coke (Boateng, min.46), Chema, Erick Cabaco, Antonio Luna; Jason Remeseiro, Doukouré (Roger Martí, min.46), Jefferson Lerma (Bardhi, min.50), Morales; Campaña e Ivi López.

Goles: 1-0, min.19: Adrián López. 2-0, min.45: Andone. 2-1, min.80: Ivi. 2-2, min.84: Ivi.

Árbitro: González Fuertes, del colegio asturiano. Expulsó a Borges (min.34), del Deportivo. Además, mostró amarilla a Luisinho (min.17), Guilherme (min.72), Andone (min.85), Rubén (min.88) y Schär (min.88), del equipo coruñés; y a Lerma (min.30), Doukouré (min.36), Chema (min.48), Campaña (min.57) y Roger Martí (min.61), del Levante.

Incidencias: Partido de la vigésimo primera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Abanca-Riazor ante 20.151 aficionados.

Andone: «La hemos cagado»

LA VOZ

El delantero rumano se ha mostrado muy enfadado y fue contundente a la hora de afirmar que «este no es el camino»

El delantero rumano del Deportivo, Florin Andone, se mostrado muy enfadado al final del partido tras no haber sabido defender el 2-0 que tenían de ventaja. «Es una sensación agridulce porque hemos tenido el partido en las manos y la hemos cagado. Tenemos que saber cerrar los partidos, no se nos puede escapar un partido ante un rival sobre el que somos superiores», afirmó Andone.

Fue contundente a la hora de asegurar que «este no es el camino», y no tuvo pelos en la lengua para decir que «al final nos ha entrado la cagalera y es lo que nos pasa. Ha habido muchas fases donde hemos sido mejores, pero estas cosas solo nos pasan a nosotros». Preguntado por lo que le ha faltado al equipo, Andone fue muy claro, «ha faltado contundencia, han faltado huevos. Hemos tenido el partido controlado y al final 2-2 y casi rezamos para no perder».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Un empate con aires de drama