Más equilibrio y un grave error

.

Lucas y Andone son compatibles. El equipo ha mejorado en equilibrio con ellos más Adrián juntos, porque son voluntariosos en el esfuerzo, rápidos y verticales. Otra cosa es que el peligro fuese real. En los 35 primeros minutos el Dépor fue mejor, pero no se concretó en el marcador. El primer error es grave y determinante. A raíz de ello, el equipo sufre un bajón terrible, no se vuelve a encontrar, pierde la iniciativa y se queda a merced del rival. En la segunda parte, aunque con buenas intenciones, vuelve a salir plano. Llega a tener la pelota dominada y controlada en la frontal del área, y no es capaz de dar el último pase ni de disparar, es decir, de definir contra un rival que está entre los primeros, pero que cada vez se encuentra más cómodo defendiendo y a la contra. Ahí se acaba el partido, solo hay ocasiones para el tercero del Valencia que, al no concretar, recibe el gol de Andone y da oportunidad a la heroica. Y además de un posible penalti a Vietto, la guinda de los errores es la ocasión de Adrián. En ese balón voló el punto que sería justo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

Más equilibrio y un grave error