El gigantesco Fuenlabrada, el mayor presupuesto de Segunda B, un equipo que viaja en avión y que está plagado de grandes jugadores, tiró de oficio para ganar en Abegondo (1-2) y recuperar así la distancia de cinco puntos con el segundo clasificado. El cuadro madrileño aprovechó dos acciones que nacieron en sendos saques de esquina, al comienzo de la segunda mitad, para vencer a un Fabril que tampoco desplegó su mejor juego. De hecho, el filial solo fue reconocible en los minutos finales, ya con el 0-2 y desde la entrada de Uxío. El delantero lucense recortó distancias en el minuto 81 tras un centro espectacular de Blas e incluso pudo empatar, pero el meta visitante lo evitó con una enorme intervención. Un golpe de casta que mereció mejor premio que el 1-2 que iguala el golaveraje.

Fabril y Fuenlabrada se presentaron en Abegondo, en el primer partido del año, con la vitola de ser los dos mejores equipos de la categoría. O al menos eso reflejaba la puntuación de la primera vuelta. Pero lo cierto es que ambos firmaron un partido gris, con mucha disputa y pocas ocasiones claras de gol. El filial deportivista, otra vez con siete bajas (tres juveniles completaron la convocatoria), estuvo por debajo de su nivel. Edu, Gaizka y Romay perdieron la batalla del medio campo y ya desde los primeros minutos se vio a un Fuenlabrada cómodo, jugando a lo que quería. Los visitantes comenzaron mejor y gozaron de una doble ocasión clara en el minuto 9, repelida en primera instancia por Francis (a Dioni) y en segunda por Fornos (a Dani Fernández). El Fabril mejoró con el paso de los minutos pero sin inquietar demasiado a Pol. Dos disparos de Galán y poco más en la primera mitad.

Tras el descanso, el Fuenlabrada se llevó el partido con dos zarpazos. Dos córneres, dos segundas jugadas y sendos goles del mediocentro defensivo Randy y del central Juanma. Y con el 0-2, los madrileños exhibieron su otro fútbol, plagado de pérdidas de tiempo. Veteranía desmedida que enervó a la afición local, pero que tuvo la complicidad arbitral (solo 2 tarjetas y ambas al Fabril).

Reacción sin premio

El tridente ofensivo del Fabril estuvo más apagado de lo habitual y solo con la entrada de Uxío el filial comenzó a generar peligro. El delantero lucense marcó el 1-2 con un tremendo testarazo picado a centro de Blas y tuvo el empate en el 86, en un mano a mano que salvó de forma milagrosa Pol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Dos córneres frustran al Fabril